Imagen de archivo de colas en un punto de vacunación de Palma. | Archivo UH

8

La Conselleria de Salut estudia abrir un nuevo espacio de vacunación para repescar a todas las personas menores de 60 años que tienen pendiente una segunda dosis tras vacunarse con AstraZeneca que sufrió en abril un cambio de criterio.

«Logísticamente es un proceso complejo, las semanas de vacunación empiezan los miércoles y esperamos que el jueves que viene ya podamos reservar dosis para ellos», explicó ayer la consellera Patricia Gómez. Sin embargo falta saber si se les suministrará Pfizer a todo este colectivo o si también el paciente podrá elegir ponerse una segunda dosis de AstraZeneca con consentimiento informado previo.

«De momento no hemos desconvocado a nadie más de los necesarios», confirmó la consellera, a la espera de conocer la letra pequeña de un proceso que afecta a más de 38.000 personas en Balears, la mayoría son sanitarios que no están en primera línea de la pandemia, profesionales esenciales o docentes.

A las 16.175 personas que han visto cómo se anulaba su segunda cita de la campaña, en un principio se les volverá a llamar vía SMS con las nuevas instrucciones pero no está descartado que la repesca deba ser telefónica, citando uno a uno a todos los afectados.

Noticias relacionadas

Gómez defendió ayer que Balears siempre acatará la instrucción de los técnicos sanitarios. «Los resultados del estudio CombiVacs son muy positivos», destacó y el hecho de poner la segunda dosis de Pfizer «es un criterio que adoptó Alemania o Francia sin ningún estudio previo», añadió. Queda por ver si las personas vacunadas con AstraZeneca estarán abiertas a cambiar la pauta en la segunda dosis.

¿Cuál es la diferencia?

Según explicó la consellera, cuando la incidencia de casos en un territorio es alta, suministrar una segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca está justificado pues es mayor el beneficio del suero que los pocos efectos adversos que pueda presentar.

Si, sin embargo, la incidencia es baja (como pasa actualmente) se puede optar por Pfizer, ya que aunque la combinación presenta efectos secundarios leves, no hay riesgo de trombosis.

Buscan enfermeras jubiladas para reforzar el verano

El IB-Salut hace un llamamiento a las alrededor de 250 enfermeras jubiladas menores de 70 años para reforzar la campaña de vacunación o, según su perfil, para que desarrollen diferentes actividades y cubrir las substituciones de verano, de cara a las vacaciones del personal. A cambio percibirán un sueldo en función de su jornada que es compatible con la pensión. Los contratos se pueden renovar hasta el 31 de diciembre. Para concurrir deben estar vacunadas contra la COVID-19.