Sala de imágenes de diagnóstico. | Redacción Local

19

Un grupo de unos 80 alumnos mallorquines del grado superior de Imagen del Diagnóstico (rayos X) se niega a realizar un examen presencial en el centro donde están matriculados, el Instituto Superior de Formación Profesional Sanitaria Claudio Galeno, ubicado en Alcobendas (Madrid).

Según fuentes de los afectados, «nos han convocado a un examen presencial en Alcobendas el próximo 3 de junio. El examen es del primer curso teórico y se prevé una asistencia que podría ser de 2.000 o 3.000 alumnos de toda España, de ellos unos 80 mallorquines. Estamos hablando del primer curso teórico, que ha sido impartido telemáticamente. Por eso nos llama la atención que se nos convoque a un examen presencial de materias teóricas, no de prácticas, que se imparten en el segundo curso».

Ante una convocatoria masiva y presencial, los llamados a examinarse tienen miedo a un contagio de coronavirus: «Los alumnos tienen miedo de presentarse al examen, ya que muchos de ellos son sanitarios que quieren ampliar su formación y tienen a su cargo personas de riesgo. El centro dice que examinará a los alumnos por tandas, pero eso no supone ninguna garantía».

Las fuentes señalan que «ha habido quejas, reclamaciones y cartas enviadas al centro en las que se explica el descontento de muchos estudiantes, pero ha hecho oídos sordos y se excusa en una supuesta obligación por parte de la Administración. Sabemos que otros centros, en las mismas circunstancias, están preparando exámenes ‘online’, mucho más conscientes del gran riesgo que representan en la actualidad las pruebas de carácter presencial, sobre todo si son masivas».

Organización

Los afectados indican que han podido ponerse en contacto directo con algún responsable del centro y que éste no ha sabido responder a la pregunta de cómo se organizará el examen, en concreto cuántas personas están convocadas exactamente y de cuántos espacios o aulas se dispone para realizar las pruebas.

Los estudiantes afirman que se sienten «totalmente desamparados y desprotegidos. Muchos han arrojado la toalla y se han resignado a ceder, pues no presentarse significa suspender y perder el dinero del curso».

Los alumnos resumen que «un examen presencial con un número indeterminado de personas, la mayoría de ellas precisamente trabajadores del ámbito sanitario, es un gran riesgo para la salud pública en este momento de la pandemia».

«No hay tiempo ni para desinfectar»

Las fuentes consultadas apuntan que «la realización de los exámenes por tandas no supone ninguna garantía sanitaria. El centro afirma que va a haber un tiempo de descanso de 5 minutos entre prueba y prueba. Claramente, no va a haber tiempo de desinfectar de manera correcta las zonas de examen. Hemos visto casos de contagios descontrolados a partir de una cena. ¿Qué puede pasar con al menos cientos de sanitarios procedentes de diferentes puntos de España?».