Borja González (secretario de Organización) y Marina Bravo (secretaria general) con Patricia Guasp, en noviembre de 2020. | P. Pellicer

0

La dirección estatal de Ciudadanos (Cs) sigue manteniendo que su portavoz parlamentaria en Balears es su coordinadora autonómica, Patricia Guasp y que los tres diputados que promovieron su relevo (Maxo Benalal, Jesús Méndez y Marc Pérez-Ribas) incumplieron las normas internas del partido.

Así se indicó desde la dirección del partido naranja a este periódico un día después de que la Mesa del Parlament supeditara la aceptación del cambio en la portavocía (Pérez-Ribas por Guasp) a que se presentara el acta de la reunión del pasado 17 de marzo en la que, aparentemente, se produjo la votación.

Expedientes

Desde un sector y otro del partido se indicó que de existir ese acta, quien debería aportarla es el secretario general del grupo parlamentario: el diputado Juan Manuel Gómez –que apoya a Guasp– y que no respondió a diferentes llamadas de este periódico para que diera su versión.

Desde la dirección se indicó que no es obligatorio levantar actas de las reuniones de grupo. De hecho, ya en alguna ocasión, se había indicado que lo de aquel día no fue una votación formal. Maxo Benalal, que forma parte de la Mesa, discrepa de esta interpretación. Pérez-Ribas como Guasp dijeron que siguen hablando pero no dieron detalles.

La dirección estatal está al tanto. Continúan los expedientes informativos aunque –aclaran– insta a evitar que se rempa el grupo y Cs pierda representación. Quiere evitar las expulsiones.