El Gobierno tiene pendiente resolver en las próximas horas o días qué sucederá con AstraZeneca, para los menores de 60 y también con las segundas dosis para aquellos que ya recibieron el primer pinchazo. | Archivo UH

4

Los trombos asociados a la vacuna de AstraZeneca han tenido una repercusión y un calado social que en algunas comunidades autónomas se ha reflejado en los datos de vacunación. El miedo al fármaco parece residual si se analiza territorio por territorio, pero crece si lo extrapolamos al conjunto de España, donde, «más o menos, una de cada cinco personas no ha ido a vacunarse» por «desconfianza», señala Joan Carles March, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, que opina que «no tiene sentido haber cerrado la vacunación a esos grupos de población», y aboga por impulsar el plan estratégico al ritmo del británico: «el mínimo de inmunización [una dosis] al máximo de la población, alargándolo al máximo».

El Gobierno tiene pendiente resolver en las próximas horas o días qué sucederá con AstraZeneca, para los menores de 60 y también con las segundas dosis para aquellos que ya recibieron el primer pinchazo. March cree que, tras semanas de «ahora sí, ahora no» se vacuna a tal o cual grupo de población, se ha generado un clima «de desconfianza frente a la vacuna que va a ser difícil de cambiar». «La EMA ha dicho una cosa y cada país ha hecho lo que ha querido. La EMA no se ha pronunciado sobre un perfil establecido, claro y concluyente de afectados por los trombos tras la vacunación. Se ha hablado de mujeres y menores de 50 años, pero también hay hombres». Y, teniendo en cuenta los casos y la gravedad, ha puesto en valor los beneficios de la vacuna frente a los riesgos.

En este sentido, el vicepresidente de la Asociación Española de Vacunología, Ferran Moraga-Llop, ha pedido recientemente que la política no interfiera en la estrategia sanitaria con mensajes que no estén basados en la evidencia científica. «Necesitamos vacunar a todo el país y a todo el mundo», para lo que será preciso «dar mensajes de vacunas seguras y eficaces» para todos. March añade que «paralizar la vacunación ha generado dudas, hay que hacer llegar otro tipo de mensajes como los beneficios de la vacunación, la importancia de ésta y sus ventajas. Sería muy importante que los políticos, y otro tipo de personajes públicos se vacunaran públicamente. Es clave en esos momentos valorar y fortalecer estos mensajes de la alegría de estar vacunados y estar bien».

¿Cómo vacuna Reino Unido?

El especialista mallorquín destaca la actuación del Reino Unido, «que tiene un papel muy importante en la vacunación. Han vacunado a más población que otros países y han mantenido una estrategia importante con la primera dosis, que le permite tener ahora, entre vacunados y personas que han pasado la enfermedad, alrededor de un 80 % de la población inmunizada. Todo obedece a una estrategia decidida y mantenida. Sólo han paralizado la vacunación en menores de 30, por tres fallecimientos. Pero no han dejado de vacunar y tienen resultados estupendos que se nota en la incidencia y en la caída de hospitalizaciones, casos graves y fallecimientos».

Joan Carles March es partidario de este ritmo en la vacunación para que «Baleares pueda alcanzar una situación mejor de cara al mes de junio, porque vamos a tardar meses todavía en tener una situación buena del todo». A ello cree que también ayudará la activación de nuevo de Janssen: «Cuando se autorice hay que vacunar a tope».