Imagen de archivo de una huelga de las camareras de piso. | Marcelo Sastre

3

El 27,2 % de los accidentes laborales en el sector de la hostelería lo sufren las camareras de piso, un colectivo de unas 11.500 profesionales en las islas que acumula el 78 % del total de siniestros en el trabajo registrados en el archipiélago.

Así se destaca en un informe elaborado por el Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (Ibassal), con datos de 2019, el último año de actividad económica anterior a la pandemia, un documento que el Govern ha hecho llegar a la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz.

El ejecutivo autonómico ha difundido datos de este informe después de que Díaz y la presidenta autonómica, Francina Armengol, hayan mantenido una reunión con representantes de las camareras de piso para tratar sobre sus problemas de salud laboral y precariedad.

De los 27.278 accidentes de trabajo que se produjeron en 2019 en Baleares, 1.492 lo sufrieron camareras de piso. De los 7.140 siniestros laborales en la hostelería, 3.670 (el 51,4 %) afectaron a mujeres.

El análisis del Ibassal pone de relieve que en el año de referencia se produjeron en la hostelería 1.653 casos de aplastamientos contra objeto inmóvil de los que el 59 % lo sufrieron mujeres, así como 1.701 lesiones por sobreesfuerzos físicos que padecieron mujeres en casi el 55 % de los casos.

El organismo de salud laboral resalta además que un aspecto estrechamente ligado a la siniestralidad es la alta temporalidad en la hostelería, porque las empresas, al concentrar su actividad en medio año, imponen ritmos y volúmenes de trabajo intensos.

«El 51,2 % de los accidentados tiene una antigüedad en la empresa de hasta 3 meses», subraya el Ibassal.

Otro factor asociado a la siniestralidad son la carencia de formación específica, tanto para las labores de las camareras de piso como de las personas a cuyas órdenes trabajan, que genera riesgos psicosociales.