El encargado de S’Olivera barre la entrada del local preparando la apertura del martes. | Jaume Morey

22

El Govern balear apeló este viernes a la responsabilidad después de aprobar la rebaja de las restricciones vigentes. Será a partir del martes cuando se autorice el consumo limitado (hasta las 5 de la tarde) en terrazas de bares y restaurantes. El portavoz del Ejecutivo y conseller de Model Econòmic, Iago Negueruela, pidió expresamente al sector de la restauración y a la población en general que fueran «cuidadosos».

Recordó que las restricciones siguen. Dijo que «no podemos permitirnos tirar por la borda en una semana lo que hemos conseguido en meses» y fue tajante: «A la mínima subida en la tendencia se volverá a cerrar». Las nuevas normas, ya adelantadas el día anterior, tienen una vigencia inicial de 15 días pero el conseller dejó entrever (sin asegurarlo expresamente) que podrán prorrogarse. De hecho, dijo que «el objetivo es recuperar la normalidad para la primavera».

«Una mayor apertura depende de nuestro comportamiento», dijo también para insistir en el papel relevante que tienen las personas que regentan los locales y su clientela.

«Va a ser un proceso lento. Nos jugamos mucho. Hay que seguir limitando la vida social y lo que no puede ser es volver a las plazas a beber y a pasar la tarde, indicó el conseller, que destacó además que los bares sólo podrán servir alcohol para consumir en terrazas y no en la calle. Oficialmente, ya está prohibido beber en la calle. Negueruela precisó que los bares, una vez retiren las terrazas a las cinco de la tarde y mantengan el servicio de servir para llevar, no podrán vender alcohol salvo que esté acompañado de comida.

Que controlen los botellones

Restauración Mallorca-CAEB, la mayor patronal de la restauración de la Isla, está dispuesta a cumplir con sus compromisos. Entiende el llamamiento a la responsabilidad pero también envía un mensaje al Ejecutivo.

«Restauración CAEB da un toque de advertencia a las autoridades para que intensifiquen los controles de los botellones y reuniones en casas, que son los lugares de mayor foco demostrado de contagios y vigilen la relajación excesiva de la movilidad hasta aplanar del todo la curva», indica en una comunicado.

Además, «hace un llamamiento de responsabilidad a todos los asociados, al igual que a todos sus clientes, con el fin de hacer un sprint final de buenas prácticas» que incluya controles de puertos y aeropuertos.

Bares y restaurantes con terraza iniciaban ayer los preparativos para cuando el próximo martes puedan volver a colocar sus sillas y mesas.