Pandemia de coronavirus

Alberto Saéz, un sueño arrasado por la pandemia

| Palma |

Valorar:
Alberto Saéz en su restaurante.

Alberto Saéz en su restaurante.

Alberto Saéz con sólo 14 años ya sabía que quería dedicarse a la hostelería: lo tenía muy claro y persiguió con tanta fuerza su sueño que a los 30 años pudo materializarlo y abrir su propio restaurante: el Kodiak Gastrotapas.

Pese a las dificultades que conlleva arrancar un negocio, le iba muy bien. En sólo cinco años había logrado convertirse en un restaurante conocido en Palma, tenía seis trabajadores y la proyección de abrir un segundo local. En enero de 2020 estuvo mirando locales con terraza por la zona del Conservatorio. Sin embargo, este sueño se vio truncado con la llegada de la pandemia. En marzo se aprobó un estado de alarma y un confinamiento domiciliario, así como el cierre de la restauración.

Desde el fatídico 14 de marzo, en que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció las medidas citadas con anterioridad, su sueño se convirtió en una auténtica pesadilla.

En ese momento tuvo que empezar a tirar de sus ahorros, ya que tenía que seguir pagando el alquiler del local, los impuestos... Alberto asegura que lo tuvo que hacer sin recibir ayudas. «Aguantamos como pudimos, fue una época muy dura», confiesa.

En mayo se produjo la ansiada reapertura, pero el Kodiak Gastrotapas tuvo que esperar un poco porque primero abrieron las terrazas y no tiene. Cuando llegó el turno de los interiores, lo hicieron con un aforo reducido. Pese a ello, decidió no despedir a ninguno de sus trabajadores, aunque esto le acarreaba pérdidas económicas.

Sin embargo, los rebrotes y el aumento de contagios de COVID-19 complicaron las cosas y en octubre no pudo renovar a un empleado que finalizaba el contrato. En diciembre llegó una de las decisiones más duras: despedir a una trabajadora que llevaba tres años en el Kodiak. «A nivel emocional fue muy duro», reconoce. Además, destaca que tuvo que hacer frente al pago de un despido improcedente, que mermó aún más sus ahorros.

La estocada definitiva llegó en diciembre, cuanto Salut volvió a cerrar la restauración en Mallorca. Alberto explica que lo está pasando muy mal. «Me levanto y me acuesto viendo las noticias, algunos días tengo que tomar ansiolíticos». Los esfuerzos para no hacer sufrir a sus seres queridos son ingentes, «intento disimularlo por mi mujer y mu hijo de seis años»; ellos son su principal apoyo. Toda su familia, con diferentes negocios, se está viendo muy afectada por la crisis derivada de la pandemia.

Interior del Kodiak Gastrotapas

El cierre se prolongará, como mínimo hasta finales de febrero, y las ayudas son insuficientes. Desde el inicio de la pandemia, asegura que ha recibido 1.500 euros correspondientes al mes de diciembre y hace unos días ha recibido 2.400 euros correspondientes a ayudas de agosto. Sin embargo, sus gastos desde el 17 de diciembre rondan los 20.000 euros. Para poder hacer frente a los gastos ha tenido que «pedir un préstamo muy grande».

Pese a este panorama, no pierde la esperanza y está convencido de su sueño volverá a resurgir y podrá reabrir en cuanto se levanten las restricciones. No pierde la ilusión y, de hecho, sigue trabajando en la carta del Kodiak: ya tiene siete platos nuevos para sorprender a sus clientes. Esto le mantiene con fuerzas para seguir adelante.

Alberto Saéz disfruta con su trabajo
Alberto no pierde la ilusión y sigue trabajando en la carta del Kodiak para cuando pueda reabrir.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 3

Pepe
Hace 14 días

Fui una vez y sablazo.Buena suerte....Y el servicio de pena.

Valoración:-6menosmas

Triste realidad
Hace 14 días

Una pena para los emprendedores que intentan salir adelante..todos deseamos que la situación mejore

Valoración:3menosmas

Luis
Hace 14 días

Alberto, no tengas duda que tus clientes estamos deseando volver. Y que cuando podamos, si es necesario y dentro de nuestras posibilidades volveremos más a menudo que antes para ayudaros a remontar el vuelo. Aguanta un poco más y no desfallezcas que esto ya se acaba. Mucho ánimo y coraje.

Valoración:8menosmas

felix
Hace 14 días

Espectacular restaurante, buen trato del personal , excelente dirección y por supuesto la comida que ofrecen buenísima. Estamos esperando que abras para ir,así que no te desanimes que de esta salimos juntos

Valoración:18menosmas

@@cris
Hace 15 días

Pues lamento comunicarte que vives en un país, y concretamente en una C.A. cuyos pilares económicos son la construcción y el turismo. Así que si estos dos sectores se hunden, nos hundimos todos. Absolutamente todos. Supongo que tú eres funcionario, o tienes algún cargo político, con una buena paguita, y la cosa no va contigo. O eso te crees.

Valoración:-3menosmas

@servell,plis,plis
Hace 15 días

A eso diría que los clientes se deberán acostumbrar, la relación entre cliente y camarero era de igual a igual, con la nueva normalidad el cliente se sentará presumiendo de poder económico pudiendose gastar 30-40 euros por persona ante los ojos del camare@ ,posiblemente con sueldo de subsistencia, allí habrá una distancia social algo parecido a la relación Sr@-sirviente.

Valoración:-27menosmas

@joanet
Hace 15 días

Las personas que parecen estar esperando que abra para ir al restaurante, alguno si pero la mayoría no me creo que este tan bien económicamente para ir a gastarse el dinero en un restaurante, más bien me parece que se trata de buena gente que quiere animar y que al mismo tiempo manifiestan así su deseo de poder volver a ir de restaurantes. Más allá del simple deseo diría que estará lo que tu indicas y no se podrá ir en la realidad de restaurantes tan facilmente como se desea por motivos económicos. Y es que a veces los trenes de los deseos van al contrario de la realidad.

Valoración:-2menosmas

servell, plis, plis
Hace 15 días

L'amo i el menjar, bonissims, pero les empleades, es otro cantar.

Valoración:16menosmas

Joanet
Hace 15 días

No es por desanimar, pero muchos no volveremos a pisar un restaurante en mucho tiempo. Y no lo digo por falta de ganas ni por no apoyar a los restauradores. Es que el dinero y el trabajo, va a escasear, y no estará el horno para bollos. Tengo envidia de todos estos comentarios que parecen estar esperando la reapertura para gastar dinero.

Valoración:23menosmas

africa
Hace 15 días

Como clientes de este restaurante estamos con vosotros de lo mejorcito que hay en Palma, sus excelentes cachopos, chuletones, croquetas, etc. El trato es maravilloso tanto por parte del personal como de Alberto y su familia. En nada volveremos a estar allí disfrutando. Un abrazo y ánimo.

Valoración:33menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3