4

8 de febrero de 2021. Un total de 106.159.883 casos confirmados de COVID-19 y 2.317.162 muertes. Estados Unidos tiene 27.004.715 y 463.437 muertes. Y en Baleares, 53.584 casos, 628 muertes y 12.944 vacunados.

Mi diagnóstico es:

1. La ciudadanía en general hizo su trabajo, principalmente en el confinamiento de marzo y en momentos difíciles de cada ciudad o comunidad.

2. Los políticos no sumaron entre ellos por sus peleas continuas y sin generar sinergias que ayudaran a la solución de una pandemia única, repitiendo errores de la desescalada en el último mes del año con discursos erróneos de salvar las Navidades.

3. Los profesionales sanitarios hicieron y siguen haciendo un trabajo encomiable, inicialmente sin medios y siempre buscando las mejores maneras para tratar pacientes COVID-19.

4. Los expertos sabíamos poco sobre la COVID-19 en enero y febrero y es normal que hubiera declaraciones o palabras que seguramente pocos podríamos defender. Hemos ido a aprendiendo e intentando ayudar a los políticos que en muchos casos no han querido ser ayudados por profesionales ni por sociedades científicas.

Y todo empezó un 8 de diciembre de 2019 o probablemente antes: Primer caso con síntomas, los cuales incluían fiebre, tos seca, disnea y problemas cardíacos y pulmonares.

Seguimos. 31 de diciembre de 2019. El municipio de Wuhan en la provincia de Hubei, China, informó sobre un grupo de casos de neumonía con etiología desconocida, una misteriosa enfermedad. La Comisión de Salud de Wuhan no ha encontrado evidencia de trasmisión persona a persona, y atribuye la enfermedad a la visita a mercados pesqueros, donde también se venden animales vivos además de pescados.

4 de enero de 2020: La OMS informa de la existencia de un conglomerado de casos de neumonía —sin fallecimientos— en Wuhan (China). No existe evidencia de contagio persona a persona.

5 de enero de 2020 La OMS anuncia oficialmente una «nueva neumonía de causa desconocida». Para ello, citó información preliminar entregada por un equipo de investigadores chinos que no mostraba evidencia significativa de trasmisión entre personas. Además, aseguraba que no se habían reportado contagios entre los trabajadores de la salud. Las autoridades chinas dijeron que la nueva enfermedad no era causada por el mismo virus del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) que mató a cientos de personas en 2003.

7 de enero de 2020 El nuevo coronavirus, en ese momento conocido como 2019-nCoV, fue anunciado de forma oficial por las autoridades chinas como el responsable de los casos de neumonía.

9 de enero de 2020 El Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades identificó un nuevo coronavirus COVID-19 como el agente causante de este brote. Por primera vez se usa el concepto "coronavirus". Se decía que el virus podía provocar una enfermedad grave en algunos pacientes, aunque no se transmitía fácilmente entre personas.

12 de enero de 2020 China hace pública la secuencia genética del virus causante de la COVID-19.

14 de enero de 2020 La OMS señala que se ha producido una transmisión limitada del coronavirus entre seres humanos, fundamentalmente a través de familiares, y que existe el riesgo de un posible brote más amplio.

20 de enero de 2020 La Comisión Nacional de Salud de China confirmó que el virus sí se transmitía de persona a persona. Un informe de la revista médica The Lancet del 24 de enero señalaba que era importante realizar más estudios al virus, debido a su «potencial pandémico».

22 de enero de 2020 La OMS emite una declaración en la que se afirma que se ha demostrado la transmisión entre seres humanos en Wuhan. Por ello, la ciudad de Wuhan -11 millones de personas- fue confinada. El transporte público fue suspendido y los vehículos privados impedidos de transitar. El confinamiento de Wuhan duró 76 días y fue muy estricto.

23 de enero de 2020 La OMS dijo que era «muy pronto» para declarar una emergencia sanitaria mundial por la cepa recién descubierta.

30 de enero de 2020 Se señala la existencia de un total de 7818 casos confirmados en todo el mundo, la mayoría de ellos en China y 82 en otros 18 países. La OMS evalúa el riesgo en China como muy alto y el riesgo mundial como alto. El brote es considerado una emergencia de salud pública de interés internacional. La decisión de no otorgar al brote el nivel de emergencia se tomó cuando el número de fallecidos era inferior a 50. Sin embargo, el consenso cambió cuando empezaron a notificarse más decesos. La OMS dijo que lamentaba haber calificado el riesgo del virus como «moderado» y admitía que el problema debía ser reevaluado luego de que las infecciones se dieran también fuera de las fronteras de China. En el encuentro, el Comité recomendó la declaración de emergencia. El director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que se declaraba la emergencia para proteger a los países con sistemas sanitarios más precarios.

31 de enero de 2020. El primer caso en España fue el de un turista alemán que había estado en contacto en su país con una persona contagiada.

7 de febrero de 2020 La Conselleria de Salut de Balears activaba el protocolo de coronavirus ante la detección en Mallorca de cuatro personas con contacto con un caso confirmado. Era la familia de un paciente de origen británico.

9 de febrero de 2020. El laboratorio del Instituto de Salud Carlos III de Madrid confirmaba en el padre de la familia el primer caso de COVID-19 registrado en Baleares (el segundo en España).

Noticias relacionadas

11 de febrero de 2020 El Comité Internacional de Taxonomía de los Virus adoptó el nombre oficial de "Síndrome Respiratorio Agudo Severo Coronavirus 2” (SARS-CoV-2). Se dijo que el nuevo coronavirus era «el enemigo número uno de la humanidad», y se le puso como nombre COVID-19. Cuando el norte de Italia se convirtió en el nuevo epicentro de la pandemia a fines de febrero, el gobierno de Italia impuso lo que se llamó un «confinamiento a la Wuhan». Las restricciones pusieron en confinamiento a una docena de ciudades en las provincias de Lombardía y Véneto.

3 de marzo de 2020. La primera muerte por coronavirus en España se confirma. Se trataba de un hombre que falleció el 13 de febrero en un hospital de Valencia.

5 de marzo de 2020. Primer caso de coronavirus en Mallorca no importado. Es decir, el contagio se ha producido en la Isla. El hombre, mayor, familiar y contacto estrecho de un caso, estaba en vigilancia activa y, al presentar síntomas, le realizaron la prueba rápida que dio positivo.

11 de marzo de 2020 Preocupada por los alarmantes niveles de propagación de la enfermedad y por su gravedad, la OMS determina en su evaluación que la COVID-19 puede caracterizarse como una pandemia. Y ese día, primera muerte por coronavirus en Mallorca. Se trata de una mujer de 59 años con una enfermedad crónica que había dado positivo en COVID-19 y que permanecía ingresada en el Hospistal de Son Espases.

15 de marzo de 2020. Quedó confinada Mallorca y el resto de las islas, cómo lo fue todo España. Cincuenta días de encierro en casa. En poco más de un mes, se cobró la vida de casi 200 personas.

27 de abril de 2020. La salida de los niños a la calle marcó el inicio de la desescalada, que en cuatro fases de quince días se prolongó hasta mediados del mes de junio y que dio paso a un intento de vuelta a la normalidad, bautizado en ese momento de «nueva normalidad».

11 de mayo de 2020. Mallorca, Menorca e Ibiza pasan el lunes 11 de mayo a la fase 1 de la desescalada (Formentera ya lo estaba desde el día 4 de mayo), una etapa en la que se permite el contacto social de hasta un máximo de 10 personas, sin contar a los convivientes, siempre y cuando se mantenga una distancia mínima de seguridad de dos metros o se establezcan medidas de protección física y de higiene de manos.
También se permitirá, entre otros, la reapertura de las terrazas de hostelería y restauración al aire libre, hasta el 50 por ciento de su capacidad y también con el respeto en cada mesa de la distancia interpersonal de seguridad.

22 de junio de 2020. El Consejo de Ministros aprobó que Ibiza, Mallorca y Menorca pasasen a la fase 2 de la desescalada del confinamiento por la epidemia del COVID-19, que Formentera disfruta desde el 18 de mayo.

8 de junio de 2020. Todas las Islas Baleares empiezan la fase 3 de la desescalada, lo que permite a la ciudadanía consumir en el interior de un restaurante, el regreso de las competiciones deportivas, la apertura de centros comerciales, zoológicos, acuarios o casinos, siempre con limitación de aforo.

5 de Julio de 2020: 5,65 Fe incidencia acumulada en Baleares.

5 de agosto de 2020: 69,34 ya es la incidencia acumulada en Baleares, con un incremento importante de las cifras de contagios en pleno verano.

18 de agosto de 2020. Fallecimiento de un médico alemán de 59 años en Mallorca tras contagiarse de la COVID-19

25 de agosto de 2020. Entre rastreos y ante el aumento de pruebas, repuntaban los casos en la isla dando paso de manera prematura en Europa a la segunda ola, después de que llegara la mascarilla obligatoria. La segunda ola se cebó especialmente con las residencias de ancianos. Los cuatro meses que se le pueden atribuir dejaron 200 nuevos fallecidos.

26 de agosto de 2020. 357,32 es la incidencia acumulada en Baleares, lo que le sitúa en unas cifras altísimas en plena segunda ola.

Después de la primera ola en marzo, abril, mayo nos encontramos con estos datos:

7 de octubre de 2020. 129,28
6 de noviembre de 2020. 260,99
2 de diciembre de 2020. 214,19
9 de diciembre de 2020. 255, 25
16 de diciembre de 2020. 322,41
29 de diciembre de 2020. 535,6 (Baleares) 641,9 (Mallorca)
31 de diciembre de 2020. 664

Y después de un enero duro, estamos en una situación bastante mejor en estos inicios de febrero, ya que la pandemia ha ido bajando sus cifras de contagios en Baleares aunque seguimos en altos números en hospitalizaros y casos en UCI. Y ante ello es necesario tener claro que:

- DECIR LA VERDAD
- TENER UN RELATO
- Ir por delante del virus.
- Los sectores más afectados por la pandemia es necesario que reciban ayudas directas
- Los trabajadores/as de los sectores afectados es importante que sigan en un ERTE
- Proteger más a los sectores más desfavorecidos, más excluidos, con medidas como un mejor ingreso mínimo vital
- Facilitar espacios para hacer aislamientos y cuarentenas a personas en exclusión social y/o con viviendas no suelen tener las condiciones adecuadas para hacerlo) y proveyéndoles de mascarillas
- Mayor apoyo a los autónomos
- Mayor número de tests
- Mayor rastreo y mayor seguimiento de los casos
- GENERAR PERCEPCIONES MEMORABLES
- LIDERAZGO COMUNICATIVO POLÍTICO
- SER RÁPIDO Y NO DEJAR DE COMUNICAR. Mejor comunicación y con más empatía con la gente.
- Trabajo para disminuir y afrontar los bulos
- TENER UN BUEN PORTAVOZ

Si conseguimos coger ritmo con la vacunación y recibimos las vacunas a tiempo y en número suficiente se podría hacer lo que necesitamos hacer y es llegar a junio con el 70% de personas vacunadas. Si no se agiliza el ritmo, no llegaremos ni de cerca. Es necesario que haya un circuito específico con unidad de acción, con control central y con ello, se estarían evitando los problemas de gente que se cuela en la vacunación. Además, hay un gran problema con las vacunas, y es que la gente puede creer que ya podemos bajar la guardia. Las vacunas por sí solas no son la solución a corto plazo, son una parte muy importante de la solución. Es necesario seguir con mascarilla, manos limpias, metros de distancia y ventilación de los espacios interiores.

En definitiva, vacunación a mejor ritmo y sin colarse, seguimiento de las variantes y de cómo cambia el poder de las vacunas con ellas, más tests, mejor seguimiento de los casos que necesitan aislamiento y cuarentena y mucha mejor comunicación, sobre todo con poblaciones excluidas y con jóvenes. Y menos políticos que no consideran a profesionales expertos y sociedades científicas y mucha más salud pública y atención primaria. Y una evaluación que nos sirva para saber qué medidas son más útiles y cuáles tienen menos eficacia.

Mucho por hacer y ha pasado un año desde el primer caso en Baleares.

Cuanto hay que desprender para estar abierto a aprender algo para mejorar la situación en la que vivimos!