Los centros comerciales se preparan para abrir con limitaciones.

30

Los centros comerciales y la restauración de Mallorca se preparan para una desescalada. La reapertura se irá produciendo poco a poco con el fin de evitar aglomeraciones y que se puedan cumplir las medidas de prevención, ha informado este miércoles el Govern tras una reunión con los sectores afectados por las restricciones.

El director general de Promoción Económica, Emprendeduría y Economía Social y Circular, Manuel Porras, ha informado este miércoles de que, la semana próxima, trabajarán en un documento consensuado con patronales y sindicatos para establecer un plan de desescalada del sector de la hostelería «siempre que la evolución de la pandemia lo permita».

Asimismo, ha señalado que esta reunión viene marcada por la Mesa de Diálogo Social, que tuvo lugar la semana pasada. «Intentaremos trabajar en nuevas medidas para el sector dependiendo de cómo evolucione la pandemia», ha remachado.

El vicepresidente y conseller de Transición Energética y Sectores Productivos, Juan Pedro Yllanes, y el director general de Comercio, Miquel Piñol, se han reunido con representantes de ANGED para tratar el proceso progresivo de reapertura de los centros comerciales y grandes superficies. En cualquier caso, durante la reunión, el vicepresidente ha dejado claro que esta reapertura se hará «de manera gradual y siempre y cuando la situación sanitaria de las Illes Balears así lo permitan».

En el encuentro, que se ha hecho de manera virtual, también ha participado la asesora técnica de la COVID del Govern de les Illes Balears, Marga Frontera. Frontera ha explicado en qué situación se encuentran las Islas y ha destacado que, a la hora de plantear una reapertura de los grandes espacios comerciales, se debe tener en cuenta que todavía nos encontramos en un nivel 4 reforzado debido a la gravedad de la cantidad de contagios. Además, llevamos ya dos meses con una incidencia superior a los 250 casos por cada 100.000 habitantes. «Esto, y el hecho de que tengamos más de un 60 % de los cama de las UCI ocupados, hace que tengamos que extremar las medidas», ha asegurado Frontera.

En este sentido, el vicepresidente Yllanes ha trasladado a la patronal de las grandes superficies y centros comerciales que esta posible desescalada se hará en sintonía con la Conselleria de Salut y con sus indicaciones. «Las desescaladas deben ser graduales y con criterios sanitarios, no podemos basarnos únicamente en cifras. Ha quedado demostrado, con experiencias anteriores como en la isla de Ibiza, que hacerlo de esta manera y reabrir la actividad de manera rápida no funciona», ha puntualizó Yllanes.

Para que esto sea posible, el director general de Comercio, Miquel Piñol, ha solicitado colaboración absoluta y responsabilidad de autocontrol por parte del sector. Todo con el objetivo de reducir riesgos y, así, ir recuperando su actividad económica de manera gradual.

Además, antes de decidir qué medidas se toman, se evaluará la evolución de la cepa británica y de su ritmo de propagación, mucho más intenso.

Por otra parte, la vicepresidencia y conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos ha dejado patente que comparte la preocupación del colectivos de los grandes espacios comerciales para con un cierre de su actividad que ya dura casi tres semanas. «Por ello, si los datos mejoran y la presión hospitalaria desciende, podremos ser favorables a una suavización de las medidas. En el momento en que se tengan las condiciones sanitarias adecuadas, la intención es empezar a reabrir. Pero sólo cuando sea posible, ya que ha quedado demostrado que la reducción de la movilidad y la limitación de actividades han sido efectivas en nuestro objetivo de luchar contra la propagación del virus», según el vicepresidente Yllanes.

Los representantes y socios de ANGED han quedado emplazados a una nueva reunión con la Vicepresidencia y Conselleria de Transición Energética y Sectores Productivos, la próxima semana, para valorar ya medidas en función de la evolución de la pandemia durante estos próximos días.