Distintas asociaciones de taxistas aseguran que el límite de velocidad a 80 kilómetros por hora en la vía cintura de Palma provocará «más atascos». | P. Pellicer

El presidente de la Federación Independiente del Taxi de Baleares, Gabriel Moragues, y la presidenta de la Asociación del Taxi de Baleares, María del Carmen Navarro, han coincidido en calificar de «desastre» la entrada en vigor este lunes del límite de velocidad a 80 kilómetros por hora en la vía cintura de Palma y han asegurado que «habrá más atascos».

Moragues ha recalcado que desde la Federación del Taxi están «absolutamente en contra». «Es una auténtica barbaridad limitar la velocidad a 80. De noche se podría haber mantenido a 120 kilómetros por hora porque la circulación es fluida», ha aseverado.

Para Moragues, «lo único que hará esta medida será quitar eficacia al tráfico de pasajeros y mercancías a nivel general». De hecho, ha indicado que este límite elimina «mucha movilidad porque es una arteria que se usa para moverse de una punta a otra de la ciudad».

Asimismo, ha apuntado que los atascos serán mayores y «tardarán más en despejarse». «Al final va a repercutir en el bolsillo del cliente porque se va a tardar más en hacer los servicios y habrá más retenciones y el taxímetro va a marcar más», ha afirmado.

Además de asegurar que el Consell de Mallorca ha tomado la decisión «a las bravas y sin consensuar con los sectores afectados», el presidente de la Federación Independiente del Taxi de Baleares se ha quejado por el retraso en la ITV en Mallorca: «No están dando ninguna solución a ese tema».

Por su parte, la presidenta de la Asociación del Taxi de Baleares, María del Carmen Navarro, ha coincidido con Moragues en que les «va a perjudicar mucho». «De día no tanto porque la vía cintura ya está ralentizada de por sí, pero en fin de semana o por la noche, nos va a dañar», ha insistido. Desde la Asociación, su presidenta ha avanzado que han pedido al Consell de Mallorca que eliminen la nueva limitación: «Nos dicen que viene desde Tráfico, pero no está bien porque en Palma, en el Paseo Marítimo ya hay un carril menos, con lo cual habrá más congestión de coches», ha augurado. Por este motivo, ha insistido en que si el motivo es «reducir los accidentes», se tendría que invertir en «más radares para que la gente no corra tanto o realizar otras políticas».

TRANSPORTISTAS EN CONTRA
En el mismo lado se sitúa el presidente de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (Uatae) de Baleares del sector transportes, Jeroni Valcaneras, quien ha asegurado que «no están muy contentos» con la medida.

Valcaneras ha reconocido que «puede tener cierto beneficio medioambiental» aunque para Palma debería existir otras medidas y en cambio «sí provocarán más atascos en una de las arterias más importantes de Mallorca por no decir la más importante». «No nos parece una medida correcta», ha finalizado.