El portavoz de Vox en el Ajuntament de Palma, Fulgencio Coll. | Teresa Ayuga

El portavoz de Vox en el Ajuntament de Palma, Fulgencio Coll, ha censurado «la caza de brujas» en el cuerpo de la Policía Local al conocerse este lunes que se ha imputado a un efectivo por la filtración del acta de la salida nocturna de la presidenta del Govern, Francina Armengol, en el Hat Bar.

Para Coll, «hay personas más interesadas en demonizar a los policías locales que en criticar la conducta irresponsable de la presidenta del Govern», ha explicado el partido en una nota.

El concejal de Vox ha insistido en que «se intenta utilizar a un agente como chivo expiatorio en vez de cargar las culpas a quien las tiene», en referencia a la presidenta autonómica.

En el último pleno municipal, Vox reprochó el trato que se había dado en la pasada legislatura a varios agentes de la Policía Local y, por ello, pidió al alcalde de Palma, José Hila, que realizara un acto público de restitución de la dignidad y el honor de los policías y funcionarios «ultrajados por la izquierda».

En esta ocasión, Coll ha lamentado que «se señale con el dedo acusador a los policías simplemente para desviar el foco e intentar salvar del asunto a la presidenta».

Además, ha denunciado la falta de medios y de protección que sufren los agentes del cuerpo municipal, en relación a los amaños que deben realizar los efectivos que los vehículos de la Policía Local puedan pasar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).