La lucha diaria del sector de la restauración ante las restricciones. | Youtube Última Hora

6

Hace 15 años que Mateo Mayol Gayà abrió el bar Sibil·la, ubicado en el número 7 de la calle Blanquerna, en Palma. Anteriormente, el local albergó durante muchos años una tienda de moda especializada en tallas grandes regentada por su madre. Se trata de un espacio grande, luminoso, decorado con un gran gusto donde el cliente puede degustar de unos elaborados, sabrosos y a la vez saludables productos. «Desde el principio la idea fue prestar mucha atención a la gastronomía mallorquina, y ese carácter de aquí se puede ver, por ejemplo en el respeto a la construcción mallorquina como es el suelo hidráulico», explica Mateo.

Es una lástima que en la actualidad no se pueda disfrutar de este ambiente acogedor que invita a escuchar buena música, leer el periódico o un libro.

Además de las mesas de interior, el local cuenta con una amplia terraza. «Fue peor el cierre de las terrazas que del interior del local. Estamos en una de las calles con más tránsito de Palma y la terraza funcionaba muy bien. De hecho, si de mi dependiera, volvería a abrir las terrazas y adelantaría el toque de queda, por ejemplo a las 18:00 horas, pero ya hubiéramos tenido algunas horas para trabajar en condiciones», argumenta.

El Sibil·la cuenta con una plantilla de 15 empleados, pero en la actualidad sólo trabajan dos. «De todas formas, el resto siguen en la empresa. A pesar de la difícil situación, nunca he pensado en cerrar y aunque estuviera solo, abriría».

Ante las dificultades actuales, la oferta ha disminuido, pero sin perder el buen hacer que les ha llevado a ser uno de los locales más especiales de Palma. El Sibil·la ofrece llonguets calientes para llevar, así como bollería, cafés e infusiones. Además, cada día ofrece un menú a elegir entre dos primeros, dos segundos y dos postres por 11,80 euros, todo ello servido en unas caja de cartón reciclado. «Los clientes se alegran de que estemos abiertos», comenta Mateo, mientras atiende a dos clientes que han pedido sendos cafés.

Variedad muy saludable

El bar Sibil·la abre todos los días de la semana entre las 10:00 y las 15:30 de la tarde. Son muy apreciados sus llonguets y no menos las tostadas de aguacate como las que se ven en la imagen. Además, ofrece un menú diario por menos de 12 euros que incluye dos platos y postre.

Ta230121001-15.jpg