0

La borrasca Filomena dejó nieve en cotas bajas de Mallorca, un frío riguroso en todas las Islas Baleares y una nevada histórica en amplias zonas del interior peninsular, cuyos efectos todavía no se han superado en numerosos puntos de Madrid, Castilla la Mancha y la estepa turolense. Lo que nos había pasado desapercibido fue que Filomena logró todavía un prodigio más: que nevara en el desierto de Argelia.

Una publicación de la sección de El Tiempo de IB3 en las redes sociales ha mostrado imágenes impactantes, recordando que en 40 años algo así solo se ha vivido en muy contadas ocasiones.