El gabinete del Govern ha aprobado exceptuar del cierre comercial a las 20.00 horas a los establecimientos de jardinería y planta viva. | Julián Aguirre

10

El Consell de Govern extraordinario celebrado este viernes ha aprobado algunas puntualizaciones a las restricciones del comercio vigentes en Mallorca e Ibiza hasta el 30 de enero, como que las tiendas de jardinería y planta viva no tendrán que cerrar a las 20.00 horas.

El gabinete del Govern ha aprobado en reunión extraordinaria, sobre las restricciones vigentes en Mallorca e Ibiza desde el pasado miércoles y hasta el 30 de enero, exceptuar del cierre comercial a las 20.00 horas a los establecimientos de jardinería y planta viva.

Además, los comercios minoristas de menos de 700 metros cuadrados de Mallorca y 400 en Ibiza deben reducir el aforo al 30 % del habitual y deben permanecer cerrados los domingos y festivos, salvo las gasolineras y los establecimientos dedicados al comercio esencial (alimentación, bebidas, productos higiénicos, otros productos de primera necesidad), y de farmacias, ortopedias, ópticas, estancos, quioscos y establecimientos dedicados a la venta de prensa y papelería, establecimientos dedicados a productos de telecomunicaciones, servicios de peluquería y de estética, centros de veterinaria, jardinería y planta viva, y establecimientos de venta, mantenimiento y reparación de vehículos de motor. Se les autoriza a abrir domingos o festivos por coincidencia con mercadillos municipales, si bien, en este caso, deberán permanecer cerrados otro día de la semana laborable.

Además de mantener el cierre al público de los establecimientos comerciales, grandes superficies y centros comerciales que dispongan de más de 700 m² en Mallorca y 400 m² en Ibiza, el Govern extiende ese cierre a los comercios de más de 2.000 m² de exposición y venta al público para los establecimientos de muebles, construcción, cocina y baño en la isla de Mallorca, y 1.500 m² en Ibiza. Por tanto, los establecimientos de estos sectores (muebles, construcción, cocina y baño) de menos de 2.000 metros cuadrados podrán abrir en Mallorca.

El Consell de Govern extraordinario ha aprobado también, como estaba previsto, subir a Menorca al nivel 4 de alerta por COVID-19, debido al empeoramiento de los indicadores epidemiológicos, una medida que entrará en vigor el sábado, como ya se había anunciado.

La razón es el empeoramiento de la situación epidemiológica de Menorca, donde la incidencia acumulada a 14 días ha pasado de 115,6 casos por 100.000 habitantes el 29 de diciembre de 2020 a más de 260 los últimos días, lo que supone un incremento en una semana de casi un 120 %. Además, la incidencia en los últimos 7 días se ha duplicado, de 76 por 100.000 el 29 de diciembre a 141 por 100.000 actualmente.

La tasa de positividad los últimos 7 días se eleva a un 9,4 %, cuando en los primeros días del año se encontraba a un 3,43 %.

El Govern ha elevado el nivel de riesgo de Menorca de acuerdo con el informe del Comité Autonómico de Gestión de Enfermedades Infecciosas, para garantizar la minimización de contagios en Menorca con nuevas medidas.

Los cambios principales para Menorca son el cierre del interior de los bares y restaurantes y la limitación a dos de las unidades de convivencia en las reuniones sociales y familiares, que tendrán que ser de 6 personas. Tampoco se permitirán las fiestas populares ni las actividades culturales, deportivas y lúdicas vinculadas a ellas.