Quienes conviven con perros y gatos conocen gestos como el de la imagen: tienen que ser protegidos cuando estallan petardos y buscan refugio en los rincones de la casa.

Podemos plantea la posibilidad de aprovechar la tramitación de la ley de protección animal que el Govern quiere aprobar este año para incorporar alguna fórmula que limite el uso de petardos que –está comprobado– alteran a las mascotas.

«Queremos una ley de máximos, está bien lo que recoge el último borrador pero hay otras propuestas que podemos explorar y esa es una», dijo el portavoz parlamentario de Podemos, Alejandro López, al ser preguntado por este diario. Añadió que varias organizaciones proteccionistas piden limitaciones y que «las redes están llenas de mensajes en este sentido».

Esta misma pregunta se dirigió a dos de las conselleries que trabajan en el proyecto –que este diario adelantó en su edición del pasado 12 de diciembre– y la respuesta fue que el periodo de exposición pública antes de la aprobación por el Ejecutivo parece el momento adecuado para recoger alegaciones. «Hay que darle un empujón a esta ley», dijeron desde Presidència. El director de general de Drets i Diversitat de esta conselleria, Pau Morlà, indicó que «hemos mantenido varias reuniones y ahora estamos pendientes de unificar los dos borradores y compararlos con la ley estatal que también está pendiente de aprobar» por si incluyera normas que van más allá de las contenidas en la propuesta autonómica.

La otra conselleria implicada es la de Agricultura. «La ventaja es que la ley estatal también depende de una Dirección general que gestiona Podemos». Desde el PSIB también se mostraron su disposición a estudiar medidas para evitar estrés a los animales de compañía pero admitieron dificultades. «Tenemos claro lo que queremos pero hay que ser cautos», dijeron.

Lo que ya prevé

Es un debate que está sobre la mesa y cada vez hay una mayor concienciación. Según las personas consultadas, caben modificar ordenanzas municipales o la regulación específica.

Lo que ya recoge la ley es la figura del «animal vagabundo», endurece sanciones contra el maltrato, recoge delitos nuevos, hace obligatorio (no sólo para perros sino para gatos) el chip de identificación y asigna a las policías locales el papel de «colaboradoras» para recoger animales y llevarlos a centros de atención.

El Govern quiere que sea la primera ley de 2021

A los partidos que forman el Govern les gustaría (y así lo han comunicado a este diario) que la ley de protección y defensa de los animales fuera la primera que se aprobara este año al margen de las que están relacionadas con la pandemia y sus consecuencias.