Rigo y Oliver, en una de las cámaras. | Jaume Morey

9

Algo más de 1.600 cajas –exactamente, 1.615–, agrupadas en 16 palés y almacenadas tras siete puertas de otras tantas cámaras del Arxiu del Regne de Mallorca a las que se accede después de subir y bajar por varias escaleras y atravesar pasillos casi laberínticos.

Así se guarda –pendiente de una revisión más profunda– la historia del Partit dels Socialistes de les Illes Balears (PSIB). Pero no sólo del PSIB, que nació en 1976, como Federación Socialista Balear (FSB) y recogió el testigo del socialismo histórico que truncó el franquismo. Ese es el refugio momentáneo también de la historia de diferentes agrupaciones del partido en Mallorca, de las Juventudes Socialistas (JJ.SS) y de la Unión General de Trabajadores (UGT).

Toda esa documentación se complementa con publicaciones y pasquines del PSOE, que se conservaban en las diferentes sedes del partido. O que han aportado militantes y ex dirigentes históricos.

Es el caso de Emilio Alonso, que «hizo llegar todo su archivo», o Joan March, promotor de la corriente Socialismo y Autonomía y que fue el impulsor, en los ochenta, de la estrategia de pactos de centro izquierda que, a la larga, se han convertido en pactos de izquierda.

palma reportaje archivos psoe en archiu del regne de mallorca fot

El sonido de ‘La Internacional’

Hace tres años que el PSIB decidió recuperar toda esa documentación. Lo explican, mientras por primera vez muestran parte de esa ingente documentación, Silvana González, secretaria de Organización del PSIB y el senador y dirigente del partido Cosme Bonet. Les acompañan Josep Oliver y Sergi Rigo que, junto a Tomeu Bauzá se encargaron de la fase previa de recopilación.

«Fue un mandato del 13 congreso, cuando Bel Oliver llevaba Organización y el partido recibió el encargo de localizar todo el material, no sólo documentos escritos, sino grabaciones, lemas y correspondencia», comenta González.

«El fondo sonoro del PSIB es muy rico; conservamos debates, mítines, convocatorias, discursos de manifestaciones y hasta cuñas de radio e intervenciones en televisión de épocas electorales», añade Bonet. Hay grabaciones de La Internacional que cierra los congresos del partido.

El hoy senador comenzó en Juventudes Socialistas. «Yo tengo la ventaja de haber vivido momentos que ahora estarán a disposición de toda la militancia y de cualquier persona que quiera conocerla», dice mientras muestra facsímiles e, incluso, la revocación de una dirección. También hay abundante cartelería de la UGT y documentos sobre los primeros convenios que se negociaron.

Rigo y Bauzá, provistos de guantes, muestran carteles significativos como el de la primera manifestación a favor de la autonomía (29 de octubre de 1977, «yo propuse esa fecha como Diada de Mallorca», recuerda Bonet) o de congresos del PSIB. Hay recortes de prensa y periódicos. No sólo El Socialista, de ámbito estatal, sino ejemplares originales del semanario mallorquín La Roqueta (1899). También números sueltos del semanario Nosotros, que se editó en 1936.

La documentación, depositada por el PSIB en el Arxiu del Regne de Mallorca, se reordena, revisa y pule. Joana Maria Bibiloni, del equipo del Arxiu, explica (por ejemplo) algún detalle que sirve para entender ese trabajo: cómo quitar una grapa de un fajo de hojas y revisarlas una a una sin dañarlas. Es sólo el principio de una historia que sigue.

palma reportaje archivos psoe en archiu del regne de mallorca fot

Ejemplares de ‘El Socialista’ de 1919 rescatados por Cosme Bonet

Cosme Bonet mira una colección de El Socialista con ejemplares que van de 1919 a 1921 y explica cómo llegó hasta allí. No la tenía ningún militante ni estaba en sede alguna del partido. Explica que él y otro militante experto en memoria histórica, Manel Suárez, supieron que una librería francesa la había puesto a la venta y fueron a por ella.