Esta medida ya se aplica en países como Noruega, Francia, Alemania, Austria y Holanda.

35

El Govern balear podrá localizar próximamente a los clientes de bares y restaurante de las islas que consuman en su interior. Lo hará mediante códigos QR, una medida que se implementará para controlar la pandemia de la covid-19 y posibles casos y brotes.

Este sistema estará perfilado técnicamente en unas dos o tres semanas y, de aquí a entonces, queda por cerrar con el sector de la restauración cómo será el tipo de identificación del cliente: si debe dar solo su nombre y apellidos, su número de su móvil o también la dirección de su domicilio.

Las fuentes consultadas subrayan que la medida es legal, está «amparada» por la Unión Europea y se aplica en países como Noruega, Francia, Alemania, Austria y Holanda.

El ejecutivo autonómico ha realizado esta aclaración después de que la patronal del sector de la restauración haya publicado este lunes en un tuit que esta decisión del Govern balear se aplazaba y que se buscarían «alternativas tecnológicas que permitan un buen funcionamiento y sean voluntarias».

Noticias relacionadas

La Asociación Balear de Software, Internet y Nuevas Tecnologías (GSBIT), ubicada en el ParcBit de Palma, será la encargada de configurar el sistema para su implantación.

Este lunes se han reunido la directora general de Turismo, Rosana Murillo, el director general del Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (IBASSAL), Rubén Castro, y representantes del sector balear de la restauración.

El objetivo, ha explicado la Conselleria, es «definir una solución» que haga posible recopilar los datos de los clientes con «la mayor seguridad posible» para los empresarios y los propios consumidores.

El Govern y el sector «trabajan de la mano» para concretar qué datos personales se notificarán y preservar la intimidad de las personas.

La identificación de los clientes tiene como único propósito facilitar el rápido rastreo de quienes hayan coincidido en un bar o un restaurante con un enfermo de covid-19. Los clientes que consuman en el exterior de los locales, al aire libre, no tendrán que identificarse.