Las nuevas medidas de control de los aeropuertos obligan a presentar una prueba PCR si se viaja desde el extranjero. | Redacción Local

17

Los viajeros que llegan este lunes a Mallorca procedentes de cinco vuelos de Alemania y dos de Suiza serán los primeros que deban aportar una prueba PCR realizada con 72 horas de antelación que acredite que no están infectados de coronavirus. No tendrán que presentar la prueba los viajeros de cinco vuelos procedentes de Madrid, otros tantos de Barcelona, dos más de Valencia, uno de Sevilla y otro de Santiago. En este caso no se requiere la prueba pese a que todas ellas superan o igualan el nivel de incidencia de Alemania, aunque no el de Suiza, donde los contagios están ahora disparados, con 907,5 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

Alemania tiene una incidencia de 285 casos, empatada con Madrid y muy por debajo los 507,21 casos de Andalucía, los 393,93 de Cataluña, los 299,53 de Valencia y los 286,68 de Galicia, comunidades desde la que llegarán los otros vuelos. De hecho, un total de ocho comunidades autónomas presentan un nivel de incidencia superior al de Alemania y el Reino Unido, los dos principales países emisores de turistas hacia Baleares. A los viajeros nacionales no se les requiere el test.

El control de las pruebas PCR lo harán desde Sanidad Exterior, con la ayuda de la Policía Nacional. Se deberá viajar con el documento original en inglés o en castellano y deberá mostrarse a la llegada en el aeropuerto. Si un viajero no presenta la prueba o se detecta que puede presentar errores, los miembros de Sanidad Exterior mandarán al pasajero a una sala de espera donde se le realizará un test de antígenos, cuyo resultado puede tardar una hora. Si el test es positivo, quedará en una zona de aislamiento. No le saldrá gratis ya que deberá pagar 300 euros por la prueba en caso de dar negativo y 3.000, si el resultado es positivo.

La intención es que los viajeros tomen conciencia de la importancia de llegar con el test ya hecho para controlar la llegada de posibles contagiadores del virus.

Muy pocos casos

La obligatoriedad de presentar la PCR negativa para entrar en las Islas pretende evitar la importación de contagios procedentes del extranjero, pero la realidad de las cifras señala que apenas ha habido contagios desde que se abrieron los aeropuertos.

Según datos del Ministerio de Sanidad correspondientes al pasado viernes, desde mayo solo se han contabilizado en las Islas 127 casos importados. Canarias lidera el listado por comunidades autónomas, con 747 casos, seguida por Madrid (444) y Catalunya (383). En toda España el número de casos importados es de 4.167 durante este mismo periodo.

Además de las pruebas PCR, todos los viajeros que lleguen a las Islas de un país extranjero deberán seguir rellenando el formulario con preguntas sanitarias y deben pasar por zonas con control de temperatura.