Albert Pinya, con la bolsa que ha diseñado. | Pilar Pellicer

Los comerciantes de la Asociación Palma Viva, que agrupa a una treintena de propietarios de pequeños comercios del casco histórico de Palma, presentaron este sábado en la Plaça del Mercat de Palma, la bolsa diseñada por Albert Pinya y una campaña de reparto de tiquets de párking gratuito. Según el presidente de la Asociación Palma Viva, Pep Lluis Iglesias, la intención de esta campaña es fomentar las compras en el pequeño comercio del centro de Palma.

Los comerciantes también presentaron un vídeo, protagonizado por ellos con el que, bajo el lema «Somos el latido del corazón de Palma. Tienen como objetivo concienciar a la población y a las instituciones de que, sin su ayuda, el pequeño comercio no sobrevivirá a la grave crisis mundial provocada por la COVID19.

Falta de ingresos

Las ventas en los pequeños y medianos comercios de Palma han bajado un 75% durante los meses de marzo, abril y mayo respecto al mismo periodo del año anterior. Muchos no han podido aguantar y han tenido que bajar la persiana. Según Pimeco, «la situación es dramática».

Antoni Fuster, presidente de Pimeco, afirmó en la concentración que «estamos muy fastidiados. Necesitamos hacer un llamamiento para que la gente venga a consumir, que sea consciente de que detrás de cada negocio hay familias. Con estas iniciativas queremos generar ilusión».

Fuster explicó también que «unos veinte negocios del barrio se han visto obligados a cerrar durante la pandemia. Las ventas on-line y las grandes superficies se han llevado una parte importante del pastel, sobre todo durante los confinamientos».

Sobre este tema, Miquel Piñol, director general de Comerç del Govern, presente también en la concentración, comentó que «actualmente hay unos 35 o 40 cursos de formación para comerciantes sobre márqueting o reconversión digital para rein- ventarse y salir adelante».

Las iniciativas que se presentan este sábado tienen como objeto apoyar al comercio minorista del casco histórico. Colaboran la Cambra de Comerç de Mallorca y Pimeco, en el marco del Programa de Apoyo al Comercio Minorista de Cámara de España, financiado por la Secretaría de Estado de Comercio y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).