Francina Armengol se coloca la mascarilla antes de iniciar una rueda de prensa.

13

Armengol lleva tiempo reclamando a Madrid un control sanitario de los viajeros nacionales que lleguen a Baleares. Su reivindicación parece lógica. Desde que se inició la pandemia, los números de esta Comunitat tienen poco que ver con las cifras de muertes y contagios de la COVID-19 que presentan otras regiones y la fórmula podría elevar la protección.

Un puñado de meses después, la respuesta del Ministerio al Govern siempre ha sido la misma: Pasa palabra... La presidenta aplaudió este miércoles el anuncio del Gobierno de imponer pruebas PCR en origen a los viajeros que lleguen de países de riesgo a partir del 23 de noviembre, pero encogió cuando Sabrina Vidal volvió a preguntarle por el asunto de los nacionales. Parece una batalla perdida.

Que Armengol no embista al Gobierno entra dentro de lo razonable en política, son del mismo equipo, pero poner algo más de énfasis en una petición que es buena para Baleares igual cambiaría algo la percepción de la derrota.