La empresa Licors Moyà, de Artà, es una de las que ya se han adherido. | Redacción Local

64

La Plataforma per la Llengua ha presentado este miércoles en Baleares el 'Sello de Producto Lingüísticamente Responsable' para impulsarlo entre las empresas isleñas. Se trata de un distintivo que tiene como objetivo identificar los productos etiquetados en catalán y promover su consumo. Según han señalado desde la ONG en un comunicado de prensa, con la incorporación de este distintivo las empresas «refuerzan el valor añadido de etiquetar en catalán».

«Con el sello, las empresas dan valor a la lengua y se contribuye a la responsabilidad social empresarial de cada compañía para que se tengan en cuenta los valores de la cohesión y la inclusión social del entorno», han destacado desde la Plataforma. Según la directora de la ONG, Neus Mestres, «es importante que las empresas incluyan el valor lingüístico en su responsabilidad social empresarial para que sea excelente».

Las empresas que se adhieran al sello contarán con la difusión de su producto por los canales de comunicación de la Plataforma per la Llengua. Así, las compañías podrán conectar con una comunidad de 10 millones de compradores potenciales. Los canales de la ONG ofrecen una distribución a los 22.000 socios de la entidad, a las 150.000 personas a las que se envía el boletín electrónico, a los 57.000 seguidores en Twitter, a los 95.000 seguidores en Facebook y los 28.000 en Instagram. La difusión por las redes se hace con la etiqueta #SegueixElSegell.

De acuerdo con Mestres, no sólo se busca promocionar las empresas que ya etiquetan en catalán, sino conseguir que las que no lo hacen aún lo hagan. «Con la crisis que estamos sufriendo, la iniciativa del sello puede ayudar a las empresas a tener más promoción y, por tanto, a tener más ventas», ha añadido.

Asimismo, la Plataforma per la Llengua asume compromisos con las empresas que incorporen el sello auditando la presencia del catalán y, si es necesario, haciendo propuestas de redacción de las etiquetas. También facilita material de formaciones y publicaciones para posicionar el catalán en la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) de cada empresa y evaluar el cumplimiento del etiquetado con el régimen lingüístico en materia de consumo.

Por parte de las empresas, sólo se comprometen a incorporar el catalán en las etiquetas, aunque no hay que hacerlo en todas las gamas de productos que tengan. Las cuotas de las compañías que se incorporen se destinarán a proyectos de lengua en las Islas.

«El objetivo de esta iniciativa es concienciar a empresas y consumidores de la necesidad del etiquetado de los productos isleños en catalán para llegar a tener una normativa que blinde los derechos lingüísticos de los catalanohablantes en las Islas en materia de consumo», han concluido desde la ONG.