Alumnos, siguiendo el protocolo para entrar a los centros educativos. | M.A.

26

Las consellerias de Educació y Salut, a través de eduCOVID, han comunicado a los centros escolares de Baleares que ya no deberán informar a las familias cuando un alumno de la misma aula de sus hijos esté a la espera del resultado de una prueba PCR por presentar síntomas compatibles con la COVID-19.

Según la nueva instrucción, sólo se dará aviso cuando un niño haya dado positivo en coronavirus. En este caso, el centro alertara a los padres o tutores de los contactos estrechos del afectado.

Hasta ahora, cuando un niño presentaba síntomas y se le practicaba un test diagnóstico, los colegios contactaban con las familias de la misma clase para advertir de la situación y otra vez más para trasladar el resultado de esa prueba.

Noticias relacionadas

En estos días, el grupo eduCOVID ha dado la directriz de que este procedimiento ya no será necesario y que los colegios sólo deben comunicar sobre la situación al resto de las familias cuando se encuentren con un caso ya confirmado por Salut Pública. En esta situación, se avisaría y contactaría con los casos estrechos del menor para iniciar el protocolo sanitario previsto ante un positivo.

Los centros ya están transmitido el cambio a las familias, que, no obstante, deberán seguir comunicando cuando sus hijos se encuentran enfermos o están pendientes de una prueba diagnóstica de COVID-19.

Cabe recordar que cuando un niño da positivo, desde el centro escolar se envía toda una relación de los posibles contactos estrechos, y muchos otros datos como si pertenece o no a un grupo estable, si asiste a comedor, contacto con docentes y monitores ... para gestionar los datos e iniciar el estudio de todos ellos.