La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz; la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, Maria Jesús Montero, y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en la rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa posterior al Consejo de Ministros. | Emilio Naranjo

21

El Consejo de Ministros libró de la cárcel con un indulto parcial a un médico que fue condenadopor espiar los expedientes sanitarios de sus colegas del centro de salud de s’Arenal.

La Audiencia Provincial le había impuesto una condena de dos años y medio de cárcel por un delito de revelación de secretos y esa sentencia fue más tarde confirmada por el Tribunal Supremo en el año 2015. Ahora, el Gobierno rebaja la condena a la mitad, hasta un año y tres meses, lo que permite que pueda acceder a una suspensión de condena. El real decreto le mantiene las penas de multa y la inhabilitación durante seis años. El médico fue denunciado por sus compañeros por unos hechos ocurridos en el año 2011. Cuando trabajaba como personal laboral en centro de salud de s’Arenal empleó su número de usuario y contraseña personal del IB-Salut para entrar en la base de datos y entrar en 25 ocasiones en los historiales de compañeros suyos. Los afectados fueron cinco trabajadores.

El procedimiento judicial demostró los accesos por las huellas que dejó el acusado en el sistema informático. Sus propios compañeros supieron de los accesos por cambios de color en el ordenador de sus historiales, lo que indicaba que alguien había accedido a ellos. El médico acusado negaba haber sido él y se excusaba en que alguien podría haber usado sus claves. Sin embargo, una trabajadora del centro le vio en su despacho con el ordenador abierto durante uno de los accesos ilegales.

Condena dura

La revelación de secretos cometida por un funcionario público está castigada con penas que implican el ingreso en prisión obligado por parte del autor. Aunque sólo hubiera accedido a los datos y no los empleara para nada, el Supremo recordaba en su sentencia que lo que se castigaba era el mero acceso y la vulneración del derecho a mantener ocultos datos sensibles de la intimidad de una persona. La sentencia admitía que «las penas son de especial gravedad en relación con la conducta» y ya recomendaba que se planteara el indulto por el cauce habitual. La condena del médico lleva en suspenso cinco años mientras se tramitaba la petición de indulto. Finalmente, el Ministerio de Justicia informó a favor de la medida de gracia con informes positivos tanto de la Fiscalía como de la Audiencia Provincial. Estima que «atendiendo a las circunstancias del condendo concurren razones de justicia y equidad». El indulto parcial fue aprobado pro el consejo de ministros de este miércolee.

La medida de gracia queda condicionada a que durante los próximos tres años el médico no cometa ningún otro delito doloso. Ahora tendrá que tramitar la suspensión de la condena ante la Audiencia Provincial, un trámite que no debiera suponer un problema dado que carecía de antecedentes penales antes de esta condena.