El líder de Vox, en el Consolat, antes de una reunión con la presidenta balear. | Redacción Local

97

El líder de Vox en Baleares, Jorge Campos, ha causado una cierta sorpresa a raíz de un mensaje que el político ha compartido en su estado de Whatsapp. Se trata de una referencia que hace mención a los okupas, de hecho aparentemente defiende una reacción con arma de fuego frente a una okupación, como expresión clara de la tan cacareada por algunos legítima defensa.

En Ultima Hora hablamos con Campos sobre este tema, y el portavoz de Vox en el Parlament insiste en que simplemente se ha hecho eco de un meme que representa una problemática muy sensible y a la orden del día. «Nos llegan numerosas denuncias de particulares con este y muchos otros asuntos como resultado del aumento de la delincuencia en Baleares», indica.

En opinión del líder balear de Vox urge acabar con la okupación de viviendas en Baleares, un tema prioritario en caso de que algún día tengan responsabilidades de gobierno. «Si estás dentro de tu casa y entra un ladrón, un violador, o un asesino puedes defenderte de él con todo lo que tengas al alcance de la mano», incide Campos.

Asimismo, a su entender los actuales mecanismos para responder a la okupación de casas no funcionan, y se necesita que se cambien las leyes para posibilitar que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado echen a unos okupas nada más poner un pie en un domicilio ajeno.

Estos postulados no son exclusivos de Campos ni de Vox. En los últimos tiempos venimos asistiendo a la exaltación de la legítima defensa como signo inequívoco de la pujanza de la ultraderecha. Es uno de sus argumentos favoritos, lo vemos en muchos y muy variados lugares, a lo largo y ancho del globo, en boca de personajes políticamente pintorescos como Trump o Bolsonaro.

Esta vez ha sido el portavoz del partido de Santiago Abascal en la Cámara balear quien ha dejado patente su animadversión por los asaltantes de la propiedad privada. A nadie le gusta que otros pisoteen y usurpen lo que a uno le pertenece, pero esgrimir una pistola son palabras mayores.