La vuelta al cole plantea este año más interrogantes que nunca. | Toni Planells

23

El conseller de Educación, Universidad e Investigación, Martí March, ha apostado este viernes por la «concienciación» frente a la «vía penal» para los padres que no quieren llevar a sus hijos al colegio por la pandemia de la COVID-19.

En rueda de prensa, March se ha referido al anuncio realizado este jueves por la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, sobre la preparación de un informe jurídico que será puesto a disposición de las comunidades autónomas en una próxima reunión.

De este modo, la ministra aseguró que el Ministerio esperaría el resultado de dicho informe jurídico antes de tomar medidas con el absentismo escolar.

En este sentido, el conseller ha recalcado que la educación es obligatoria en España desde los 6 a los 16 años. «La enseñanza es un derecho y una obligación, por eso debemos dar el mensaje de que la escuela es obligatoria», ha insistido.

Noticias relacionadas

No obstante, ha recordado que la etapa de los 3 a los 6 años no es obligatoria. «En Infantil los padres pueden decidir si llevan a sus hijos o no al colegio, aunque lo recomendable es hacerlo», ha insistido.

De hecho, ha concretado que después del confinamiento «ha quedado clara» que la educación es «necesaria» porque la «falta de contacto» con otros influye en el alumnado.

De todos modos, March ha dicho que se estudiará cada caso para «concienciar a los padres de que es obligatorio ir a clase».

Por otra parte, el conseller se ha referido a la reunión interministerial celebrado este jueves con las comunidades sobre Educación y Sanidad. En este sentido, ha destacado que el acuerdo fue «casi unánime, con la excepción de País Vasco que planteó algunas discrepancias generales pero se solventaron».

Sobre Baleares, March ha remarcado que llegó a la reunión con los protocolos aprobados y presentados. «El Gobierno tiene sus competencias, pero las comunidades también y cada uno tiene que asumir su responsabilidad», ha remachado.