Gráfico de los radares en Mallorca. | Redacción Local

27

La ubicación de los radares, tanto fijo como móviles, en las carreteras de Mallorca ha dejado de ser un secreto. La Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de hacer público el posicionamiento de todos ellos a través de su página web y diferentes redes sociales.

En Mallorca, un total de 14 radares fijos y 18 móviles serán los encargados de controlar los límites de velocidad en las diferentes carreteras de la Isla. Todo ello, al margen de los sistemas de control con los que cuentan las diferentes policías locales en núcleo urbano.

La DGT ha iniciado una campaña para controlar los límites de velocidad en las carreteras de este país: la Operación Especial Verano 2020. En ella, Tráfico ha desplegado 1.392 radares, 12 helicópteros, 11 drones y 15 furgonetas camufladas. De hecho, la principal novedad de la presentación de la campaña nacional ha sido la publicación de la ubicación exacta de los radares fijos, móviles y de tramo. De estos 1.392 radares, 548 son móviles, 764 fijos y 80 de tramo. Están repartidos por todo el territorio español, ya que, pese a que este verano es distinto, Tráfico no ha escatimado en recursos para garantizar la seguridad vial de los españoles.

Las carreteras de Mallorca más controladas son la Ma-13, es decir, la autopista Palma-sa Pobla, que contará con tres radares fijos y un móvil; la Ma-19, autopista del Levante (Palma-Llucmajor) con dos fijos y un móvil, y finalmente la Ma-11, la carretera que une la capital balear con Sóller, con dos dispositivos de medición de velocidad móvil.

El listado oficial publicado por la Dirección General de Tráfico (ver gráfico superior) ofrece información de la vía (carretera, autopista o autovía), el kilómetro exacto de ubicación si se trata de un radar fijo o el tramo concreto donde está situado el radar de la DGT o Guardia Civil de Tráfico y su sentido (creciente o decreciente).

En este sentido, el director de la Dirección General de Tráfico, Pere Navarro, recuerda que el objetivo de esta campaña es evitar los accidentes de tráfico por velocidad, ya que es fundamental respetar los límites para reducir la mortalidad en las carreteras. Además de estas novedades, es necesario recordar que desde hace varios meses, la DGT también cuenta con otra serie de elementos de control de nuestras carreteras como los Pegasus o los drones, dos sistemas muy efectivos por la dificultad de los conductores para poder detectarlos.

El objetivo no es otro que tratar de reducir la mortalidad de nuestras carreteras, con la vista centrada especialmente en el exceso de velocidad y el uso del móvil al volante.

Radares

Son las armas más efectivas de la DGT. Los mini radares se manejan con una tableta o desde un ordenador a kilómetros de distancia. Son pequeños, discretos, portátiles e infalibles. Hasta ahora, todos los radares eran fijos. Cada día, un agente distinto podrá llevar un Velolaser. Estos sistemas tienen capacidad de cubrir los dos carriles y ambos sentidos de la carretera.

Indetectables para los inhibidores ilegales, tienen una batería de aproximadamente cinco horas de duración. Cada unidad ha costado al Estado unos 15.000 euros. Los radares Velolaser son capaces de controlar vehículos hasta una velocidad de 250 kilómetros por hora.