Imagen de archivo de alumnos en un centro concertado de Palma. | M. À. Cañellas

13

IB Familia ha lamentado este lunes «la permanente discriminación de las familias de la escuela concertada», después de que la Comisión de Reconstrucción del Congreso haya decidido que esta enseñanza no reciba dinero extra para afrontar la vuelta a clase tras la pandemia.

La entidad ha recalcado en un comunicado que las ayudas educativas por la crisis del coronavirus se centrarán en las escuelas públicas a las que, según el Gobierno, acuden las familias más vulnerables, ante lo cual la presidenta de IB Familia, Mónica Gumá, ha asegurado que «la crisis ha afectado por igual a los niños que acuden a los centros concertados que a los públicos».

Para Gumá «esta exclusión de las ayudas supone una flagrante discriminación para una gran parte de la población española y por tanto de las Islas Baleares».

La presidenta de la asociación recuerda que el modelo de escuela concertada «es parte del sistema público de educación, son hijos de padres que pagan impuestos». «No creemos que unos menores tengan que estar más protegidos que otros», ha reivindicado.

La entidad rechaza que la concertada sea «una enseñanza elitista» y ha defendido que «es una enseñanza social que refleja la pluralidad familiar, sociolaboral, económica, ideológica, cívica, cultural y religiosa de la sociedad española actual».

La asociación se considera, que el reparto de las ayudas tiene que ajustarse a la finalidad para la que han sido creadas que es reforzar el sistema educativo para que pueda afrontar las consecuencias de la pandemia y atender las necesidades de los alumnos más vulnerables.