Imagen desde un dron del islote mallorquín de Sa Galera, frente a Can Pastilla, uno de los yacimientos púnicos más importantes de Mallorca, que se incluye en las rutas de la APP Arqueonáutica. | Amics de Sa Galera / AGAN+

10

Siglo IV a.C. Un ‘gauloi’ fenicio, una embarcación fácil de reconocer por su popa en forma de cola de pescado y la proa en forma de cabeza de caballo, bordea la costa mallorquina cargado de aceites y esencias. Se dirige al islote de Sa Galera, frente a lo que hoy es Can Pastilla, donde está ubicado el templo fenicio más importante de la Isla.

Allí desembarcarán a realizar una ofrenda a los dioses para tener buena travesía, al tiempo que recogerán un nutrido grupo de honderos baleares, con destino a la península itálica, para unirse a las tropas de Aníbal y enfrentarse al cada vez más peligroso avance romano. El destino de esta embarcación anónima, y de los que iban a bordo, como tantas otras, se perderá en el tiempo.

La expansión comercial fenicia por el Mediterráneo en los primeros siglos del primer milenio constituye uno de los fenómenos más singulares y trascendentales del mundo antiguo. La creación de diferentes colonias en emplazamientos costeros propició que los fenicios dejasen un importante legado cultural en todo el Mediterráneo. Según una investigación genética publicada en 2008 por la revista ‘American Journal of Human Genetics’, uno de cada diecisiete habitantes de la región del Mediterráneo tiene probablemente raíces fenicias.

Imagen desde un dron del islote mallorquín de Sa Galera, frente a Can Pastilla, uno de los yacimientos púnicos más importantes de Mallorca, que se incluye en las rutas de la APP Arqueonáutica.

Baleares es uno de estos espacios geográficos inmersos en la esfera fenicio-púnica, en especial Ibiza. No obstante, la presencia de los púnicos también es una realidad significativa en Mallorca y Menorca.

Legado fenicio

Resulta imposible calcular a ciencia cierta cuándo se produjo el primer contacto de las naves fenicias con las costas baleares. Los púnicos procedentes de Ibosim, los llamados ebusitanos, llegaron a las Pitiuses durante el siglo V a.C., pero fue durante el siglo IV y sobretodo en los siglos III y II a.C., cuando el contacto se hizo más evidente. «Gracias a la influencia fenicia llegó a Mallorca el olivo y la vid, también muchos árboles frutales, los garbanzos o las lentejas; sin olvidar animales como los burros y las gallinas, de las que nunca se han encontrado restos en los poblados talayóticos, pero sí en el yacimiento de Sa Galera. Mallorca se impregnó de la cultura púnica, y la experiencia adquirida con los comerciantes y los guerreros balearicos supervivientes que regresaron a casa fue muy importante. Todavía nos queda mucho por aprender de ese legado fenicio», señala Jorge Argüello, arqueólogo y codirector de las excavaciones en este islote mallorquín.

Con el objetivo de poner en valor la herencia fenicia en las Islas, la asociación Amics de Sa Galera, junto con el Itinerario Cultural del Consell de Europa y La Ruta de los Fenicios, impulsa Arqueonáutica, una aplicación móvil que incluye una serie de rutas turísticas y náuticas que hacen hincapié en el patrimonio arqueológico ubicado en la costa de Mallorca.

Un total de 26 yacimientos arqueológicos de ocho municipios de la Isla se incluirán en esta iniciativa que tiene como objetivo mejorar la experiencia náutica, apostar por el consumo local y ofrecer una alternativa cultural al turista y al mismo residente. Como señala Argüello, «la costa mallorquina ofrece alternativas más interesantes que el sol y la playa. Solo hay que descubrir los secretos que esconde».

Patrimonio y tecnología

«Arqueonáutica incluirá 26 elementos patrimoniales, como los islotes de Na Guardis y Sa Galera, pero también de otras épocas como el Puig de Sa Morisca, los Clossos de Can Gaià o la Necrópolis de Son Real. Será un recorrido por la historia de nuestra isla», explica Joan Miquel Morey, impulsor del proyecto y miembro de Amics de Sa Galera y la Ruta de los Fenicios.

Estos elementos se agruparán en la aplicación en lo que han denominado ‘miradores’, cinco se pueden ver desde el mar y otros cinco en tierra. Así se podrá visualizar toda la información, tanto los contenidos visuales como la información escrita, aprovechando la realidad aumentada y la realidad virtual. En una primera fase harán uso de vídeos 360º de los 26 yacimientos y recreaciones en 3D de los cinco más relevantes de cada ‘mirador’, mientras que en una segunda fase añadirán nuevas recreaciones del resto de yacimientos.

La aplicación incluirá hasta cinco idiomas y niveles de información, pensados para estudiantes, turistas interesados o expertos en la materia. Además, contará con información detallada de los clubes náuticos implicados en las rutas, incluyendo su geolocalización, así como los servicios que ofrece: reserva de amarres, temática (deportiva, pesca,...), canal de radio, maniobras y referencias de entrada al puerto, accesibilidad, entre otros servicios propios como centros de salud, farmacias, policía, mercados semanales...

Imagen en 3D del asentamiento fenicio de la Pitiusa mayor. Las rutas fenicias por Ibiza y Menorca se incluirán en 2021.

Con la carta de apoyo de cinco de los municipios incluidos –Santa Margalida, Palma, Ses Salines, Calvià y Manacor– y a la espera de reunirse con los consistorios de Felanitx, Sant Llorenç y Alcúdia, el proyecto se ha visto paralizado por la pandemia del Covid-19, aunque lograron hacer una primera presentación al Consell de Mallorca.

Ahora, la previsión de sus promotores pasa por ponerlo en marcha en 2021, mientras que para más adelante auguran ampliar estas rutas fenicias al resto del islas del Archipiélago, e incluir no solo travesías en barco, sino también en kayak o paddel surf, como se está haciendo en Galicia, pionera en este proyecto.

Como recuerda Joan Miquel Morey, impulsor de la iniciativa, «los fenicios realizaron durante mil años intercambios comerciales por todo el Mediterráneo, logrando un diálogo intercultural más necesario que nunca. Ese es el legado que tenemos que poner en valor». La herencia fenicia de Mallorca sale a la luz.