Imagen promocional de Mallorca. | Consell de Mallorca

11

El Consell de Mallorca cambiará la imagen y el lema para la promoción turística de la isla, que será «Mallorca en el centro del Mediterráneo», y trabajará en cuatro ejes: consolidación del destino, innovación, sostenibilidad y «smart destination».

El patronato de la Fundación Mallorca Turismo ha aprobado este viernes el «Plan estratégico de turismo de Mallorca 2020-23», presentado en uno de los pocos hoteles que ya están abiertos en Mallorca, el Nixe Palace de Palma. La presidenta del Consell, Catalina Cladera, ha descrito el plan como «la herramienta más potente de la marca Mallorca» y «una hoja de ruta para 4 años».

Ha explicado que se había elaborado durante meses y ahora se ha adaptado para convertirlo en un plan de reactivación del turismo en la isla que permita superar el impacto producido por el coronovirus. «Nuestra isla de la Calma, la isla de siempre, ya estás reforzada, preparada y adaptada para que la visiten», ha añadido.

Cladera ha indicado que la nueva estrategia turística de Mallorca se apoya tres ejes: la protección de los valores territoriales y la sostenibilidad, una nueva imagen promocional y la adecuación del destino a las circunstancias de la COVID-19 y como destino excelente.
El conseller de Turismo y Deportes, Andreu Serra, ha explicado que hay cuatro grandes líneas de actuación: consolidación del destino, innovación, sostenibilidad y destino inteligente, que se desarrollan en 35 proyectos.

Entre esas actuaciones ya está en marcha la campaña para promover el turismo interior, habrá una red de oficinas de turismo por toda la isla y una red de asistencia para visitantes como destino puntero en seguridad y se estrena web wwww.nexmallorca.com.

Habrá boletines informativos semanales para los principales agentes de los destinos, un spot promocional nacional que dará comienzo en la segunda quincena de junio y campañas con «embajadores» de la isla que serán «mallorquines internacionales» con los que se trabaja para establecer una colaboración, entre quienes el conseller ha citado a los deportistas Rafa Nadal y Marcus Cooper.

El Consell trabaja en un dossier de experiencias turísticas y en una aplicación turística que informará de zonas libres de saturación y acorde a los cánones de seguridad de la situación actual por la crisis sanitaria. Además se espera que la isla sea el primer destino europeo en contar con una certificación de calidad de la Organización Mundial de Turismo (OMT) y se ha incorporado a una red internacional de destinos inteligentes.

Según Serra, hay tres áreas hacia las que se orienta la reactivación que son la gobernanza y gestión organizativa, redefinición del producto, que pasa de la venta de producto a una oferta experiencial, y adecuación del destino ante el nuevo escenario.

El proyecto dispone de todo el presupuesto de la Fundación Mallorca Turismo, que asciende a 7,5 millones de euros, pero Serra ha puntualizado que además hay acciones transversales con otros departamentos y también colaboración publico-privada.
Ha puesto como ejemplos que el plan de comarketing previsto se valora en 2,5 millones, en una de las campañas se prevén inserciones publicitarias por 300.000 euros y todo lo que se iba a destinar a acudir a ferias turísticas se reorientará.

Serra ha asegurado que todas las campañas e iniciativas que se pongan en marcha «tendrán el mismo reflejo en el mercado alemán y británico», como los principales, pero sin renunciar a otros como el francés y el italiano.

La campaña de comarketing va a cuatro mercados (británico, alemán, nacional y escandinavo) pero también destina una parte a Benelux, y mercados francés y ruso.
Cladera cree necesario iniciar cuanto antes la temporada turística y ha recalcado que Mallorca, «por su condición de territorio insular» y su «acertada gestión de la pandemia, ha mantenido desde el inicio un control muy superior a otros destinos turísticos», que empezó con el cierre de puertos y aeropuertos.

Según la presidenta «Mallorca reúne las condiciones idóneas para establecer corredores seguros con regiones o zonas europeas concretas que además facilitarán el control en la entrada y salida de las personas».

«Nuestra isla está en una posición aventajada porque como destino seguro cuenta con la confianza, recursos e infraestructuras para recuperar el flujo turístico tan pronto como sea posible», ha insistido.

Cladera ha admitido que con la crisis sanitaria «cambiarán algunos hábitos de los turistas» pero ha incidido en que quienes visitarán Mallorca «ya vienen de lugares que están cumpliendo medidas de seguridad».