Atrapados en Mallorca

| | Palma |

Valorar:
preload
El estado de alarma desbarató todos sus planes. Ahora piden trabajar para recuperarse de las pérdidas.

El estado de alarma desbarató todos sus planes. Ahora piden trabajar para recuperarse de las pérdidas.

Pere Bota

El 14 de marzo, el coronavirus dejó varadas en la explanada de Son Fusteret 50 de las 150 atracciones de la Fira del Ram. Y con ellas, a 24 familias. Tras el ruido y la música del 12 de marzo ahora hay un silencioso solar donde viven atrapadas 80 personas entre las que hay niños desde los seis meses a los 16 años. Uno de ellos, de cuatro años, padece parálisis cerebral y una piscina entre caravanas intenta suplir la rehabilitación que le sisó el coronavirus.

La situación es crítica, e incluso han tenido que recibir comida de Cruz Roja y Cáritas a la espera de que sus familias les enviaran dinero. Pero ellos insisten en que no piden ayudas: «Queremos reabrir la feria en la fase 3». El objetivo es volver a trabajar y obtener ingresos. Aunque el pasado 25 de mayo solicitaron la reapertura al Ajuntament de Palma y aún no han obtenido respuesta. «Bares y hoteles han abierto, pero nadie dice qué pasará con las atracciones», señalan, mientras denuncian que las atracciones no aparecen mencionadas en ninguna fase de la desescalada. Mientras tanto, en Francia, Gran Bretaña o Alemania los parques de atracciones ya han reabierto.

Los empresarios de la feria echan cuentas y no pueden salir de Son Fusteret y volver a sus casas. «Los precios de los barcos han subido y si antes ida y vuelta nos costaba a cada uno 6.000 euros, ahora nos cuesta 7.000 solo la ida», explican. El coronavirus ha disparado los precios de transporte marítimo y cada feriante puede llegar a tener hasta siete traileres para transportar sus atracciones desmontadas.

Feriantes en Palma
Carlos Capilla, Leonardo Méndez, Julián Rodríguez, Santiago Cervera y David Sella, en Son Fusteret.

La Fira del Ram era el pistoletazo de salida de la temporada en toda España pero solo han podido trabajar dos semanas hasta que cerraron de golpe el jueves 12 de marzo. Desde entonces sus ingresos han sido cero y algunos tienen que pagar las inversiones en nuevas atracciones sin recibir ayuda ninguna.

Para sobrevivir, además de las inyecciones de dinero familiares, algunos se han reconvertido en repartidores de Globo, chóferes y recolectores agrícolas. Durante estos meses, por suerte, no se ha detectado ningún caso de coronavirus y se muestran muy agradecidos al Grup Trui por la cesión del solar de manera gratuita, mientras buscan soluciones. Aún así, tienen que afrontar el pago mensual de 4.000 euros de factura de agua, aunque su consumo real sea de solo 600.

feriants son fusteret .
Las caravanas están en la explanada, donde aún no aprieta el sol.

Santiago Naranjo y su yerno, Julián Rodríguez, padre del pequeño de cuatro años con parálisis cerebral, insisten en que no pueden volver a sus casas dejando allí sus atracciones, que les ha supuesto una inversión muy costosa: «Hay gente que se fue a ver a la familia y no ha podido volver. Tenemos miedo de que entren a robar y ya hemos visto pequeños hurtos en alguna furgoneta». Rodríguez insiste en que su hijo ha estado atendido por la Fundación Nemo y solo pide trabajar para arrancar la terrible temporada 2020.

A su vez, Carlos Capilla vive en su remolque que una vez desplegado es un casino. Entre tostadoras, televisiones y demás jugosos premios típicos de feria está viviendo con su mujer y su hijo de dieciséis años, que en el momento del reportaje estaba en plena clase on line de matemáticas. Todo esto en poco más de veinte metros cuadrados. La vida sigue y los estudios no se dejan.

En su propuesta de Fira del Ram reducida apuestan por abrir «con precios populares todos los días y tickets de 2x1 de lunes a viernes». Para agradecer a Cáritas y Cruz Roja su ayuda, recogerán alimentos no perecederos con la Operación Kilo: «Por cada producto donado se regalará una entrada para una atracción». El objetivo es devolver lo que estas instituciones les ha prestado a lo largo del duro confinamiento.

Antonio Vivar es el propietario del puesto «con las mejores patatas asadas». El cierre precipitado del Ram le pilló con una tonelada de patatas que donó a un comedor social para que no se perdiera nada.

A lo lejos está la Casa del Terror, aún en pie. Su propietario, Santiago Cervera, aún tiene la esperanza de que vuelva una Fira en pequeño formato. «Desmontar y volver a montar la Casa del Terror me cuesta 1.400 euros», dice el feriante. Las matemáticas y la incertidumbre son sus particulares pesadillas que solo se despejarán cuando empiecen a trabajar.

feriants son fusteret .
En el recinto aún quedan 50 de los 150 atracciones y puestos.

Un plan para una reapertura segura

Los feriantes de Son Fusteret ya cuentan con un detallado plan de apertura diseñado por el ingeniero.

Esta Fira del Ram en formato reducido supondría un salvavidas económico y estipula las distancias entre parcelas, controles de acceso, dispensación de geles y guantes y la desinfección de las instalaciones.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2

Bruno
Hace un mes

pablo. Eres seguramente un dependiente verdad?

Valoración:2menosmas

pablo
Hace un mes

Todos los trabajos tienen riesgos. El hecho que sean trashumantes o nómadas no los hace diferentes al resto. Si me va mal, pido, vendo cosas, hipoteco casa, sacrifico algo. Pedir , dar lástima, vivir del estado, que asco de insolidaridad. ¿7000 euros por una ida adonde? Y el periodista va de sobreprotector e intenta dar pena. Sea objetivo, lector, escritor , el mundo ha cambiado.

Valoración:-10menosmas

muc
Hace un mes

Pobrecillos. Eso es que en Alemania no pasa. Pides 9000 por una empresa de hasta cinco empleados y te lo envian. Más gente, más paga. Doy fé.

Valoración:4menosmas

Ana
Hace un mes

Desde luego fue una pena acabar de abrir, con los costes de venir aquí, y que sucediera esto. Espero que puedan reabrir y que les vaya bien. Igualmente, veo que en la foto no llevan mascarilla ni tienen la distancia de seguridad entre ellos, espero que sea de archivo...

Valoración:24menosmas

Mari
Hace un mes

Pues yo tire todos los 2 x 1..... Que la abran!

Valoración:9menosmas

Gadellot
Hace un mes

Una solución para este colectivo. Un trabajo duro y sacrificado que sólo es compensado por su vocación.

Valoración:21menosmas

Luis Salom
Hace un mes

No veo ningún problema para que abran y organicen algo de verano, como es al aire libre, con un poco de imaginación , cine al aire libre, etc. Y guardando las distancias, que sea todo espacioso. Creo que estará mejor la fira en verano que en semana santa.

Valoración:21menosmas

Pal·lma di MaZorKa
Hace un mes

Esto sólo pasa en el Ayuntamiento de Palma, sensibilidad CERO.

Valoración:5menosmas

Ciborg
Hace un mes

Y mientras en Santa Eulália (Ibiza), por poner un ejemplo de lo que debe estar pasando en todo el país, los perroflautas hinchándose de cervezas en las terrazas de los bares y después como son personas muy desfavorecidas, comiendo gratis en Cáritas y cobrando la renta mínima vital. Confirmado de primera mano. Ya pagamos los demás.

Valoración:26menosmas

República de Mordor
Hace un mes

La extrema izquierda sacándose la foto con la paguita pero en el mundo real tenemos casos como este.

Valoración:18menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 2