Francina Armengol, durante la videoconferencia. | CAIB

13

La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha pedido al Gobierno central que se pueda ir a pasear y a hacer deporte por toda la isla.

Esta petición responde a las reclamaciones de algunos colectivos deportistas que veían necesario poder entrenar fuera de su municipio.

Además, el Govern también ha solicitado que los niños puedan pasear con sus dos progenitores y no sólo con uno como hasta ahora porque «son personas convivientes».

Sobre el turismo activo de naturaleza, que hasta ahora solo se pueden realizar con empresas contratadas, solicitan que pueda realizarse de manera individual y libre.

Por lo que respecta al uso de la mascarilla, la presidenta ha pedido que sea obligatoria, no solo en espacios cerrados sino también públicos por parte de todos los ciudadanos por responsabilidad y como «forma de pedagogía» contra el contagio.

«Hemos pedido que el Gobierno sea más contundente con el uso de la mascarilla y que sea obligatoria no solo en espacios privados sino también en públicos por parte de todos los ciudadanos», ha dicho Armengol. «Es una forma de pedagogía y de pensar que estamos en una situación que empezamos a desescalar pero que tenemos un virus que es muy contagioso», ha dicho Armengol.

Además ha adelantado que la semana que viene pedirán la entrada de Mallorca, Menorca e Ibiza en la fase 2 a partir del 25 de mayo.

Turismo

Noticias relacionadas

Armengol ha hecho estas declaraciones tras la videoconferencia de cada domingo con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el resto de presidentes autonómicos, en la que ha pedido una conferencia de presidentes específica sobre el plan de rescate turístico en toda España para aclarar cómo se hará la desescalada en este ámbito.

«Necesitamos aclarar juntos cómo se hará la desescalada y cómo empezará a poder moverse la gente a nivel nacional en la fase 4 y también personas de países Schengen, para poder tener preparados los alojamientos turísticos y el sector servicios», ha explicado Armengol en una rueda de prensa telemática tras reunirse en una videoconferencia con Sánchez y los demás presidentes autonómicos.

En opinión de Armengol, las empresas del sector «necesitan certezas para poder ir preparando la reapertura y la contratación» y los trabajadores saber cómo evolucionará la situación.

La presidenta ha descrito como una «cuestión fundamental para Baleares», que se defina cómo van a abrir las islas de forma segura y cuándo podrán recibir turistas internacionales y cómo se va a ayudar al sector turístico, incluyendo fondos europeos, porque «es el que más sufrirá la crisis económica» al depender de la movilidad internacional.


«Hemos perdido ya marzo, abril, mayo y junio también. Hay que asegurar que la posible desescalada permita abrir de forma segura al turismo», ha añadido.

Sobre el posible establecimiento de corredores seguros, Armengol ha explicado que la posición del Govern balear «está en línea con la Comisión Europea», que recomienda que los movimientos sean entre zonas que tengan el mismo nivel de pandemia».

Ha añadido que el ejecutivo balear está pendiente de que la semana próxima la Agencia Europea de Seguridad Aérea EASA defina los niveles de seguridad y control sanitario que se tendrán que hacer en la UE para poder volar y ha recordado que «España ya ha incorporado la toma de temperatura».

Según Armengol, esos corredores seguros serán entre zonas del mismo nivel de pandemia, pero ha recalcado que su apertura está condicionada a cómo evolucione la situación: «El Gobierno, si todo va bien, en fase 4 podría abrir los vuelos nacionales, en la última quincena de junio y también a vuelos internacionales y, según avancen las islas en la desescalada, se sabría cómo establecer estos corredores seguros entre unos y otros».
«De lo que se trata es de que la salud está por delante de todo y proteger a la población. Hay que seguir asumiendo los criterios sanitarios porque si no hay seguridad sanitaria no habrá seguridad económica», ha afirmado.

Armengol ha vuelto a pedir también al Gobierno que los ERTE de fuerza mayor no sean solo hasta el 30 de junio sino mientras ea necesario para poder reabrir empresas turísticas para seguir protegiendo la existencia de las empresas y la protección a los trabajadores.