Patricia Gómez, consellera de Salut del Govern balear, llegando este martes al Parlament. | Pilar Pellicer

1

La consellera de Salut y Consum, Patricia Gómez, ha asegurado que los circuitos separados de atención a enfermedades infecciosas por un lado y el resto por otro se mantendrá tanto en los centros de salud como en los hospitales de agudos.

En respuesta a una pregunta del diputado del PP Toni Fuster en el pleno del Parlament sobre cómo será la atención sanitaria tras la crisis de la COVID-19, Gómez ha pedido prudencia y ha advertido: «El virus todavía está presente entre otros».

La consellera ha explicado que los circuitos se mantendrán separados en los centros de salud, diferenciando la atención de enfermedades infecciosas y el resto, como también en los hospitales de agudos.

Gómez ha dicho que la Atención Primaria requiere mucho más personal con estos circuitos, porque además se tienen que mantener las unidades volantes de atención al coronavirus UVAC.

Ha detallado que además desde este lunes se han empezado a hacer pruebas de detección PCR a domicilio a pacientes leves, algo que también supone una gran cantidad de recursos que se deben destinar por parte de Atención Primaria.

Fuster ha acusado a la consellera de haber hecho ya recortes de recursos sin haber esperado siquiera a que terminara la crisis sanitaria y ha asegurado que «la realidad es que el Servicio de Salud esta desbordado» y que ha unidades básicas de salud cerradas en numerosas poblaciones.

«Necesitamos un plan integral coordinado y efectivo, para volver a la normalidad y para hacer frente a las escandalosas listas de espera antes del virus y que, desgraciadamente, ahora se incrementarán», ha reclamado Fuster, quien ha recalcado que debe estar dotado de medios y profesionales necesarios «para garantizar la asistencia sanitaria».

Gómez ha replicado que ese plan está hecho y que además paulatinamente se va recuperando la actividad, que hasta el momento se ha retomado en un 30 % y se ha hecho manteniendo la atención urgente preferente, así como la atención a pacientes de COVID-19.

Ha explicado que además ya se está atendiendo a pacientes crónicos en centros de salud.

La consellera ha admitido que hay unidades de salud solo con un administrativo y sin profesionales de salud, lo que «genera dificultades en algunos municipios» pero ha recalcado que «la atención está garantizada».

Gómez ha destacado que en plena crisis sanitaria por la COVID-19 el hospital Son Espases ha hecho 8 trasplantes renales «cuando no se estás haciendo casi en ningún hospital de España». «Se está recuperando la actividad ordinaria y la recuperaremos con la máxima seguridad», se ha comprometido la consellera.