Una operaria trabaja en la planta de la empresa Bexen Medical en Hernani (Gipuzkoa). | Efe

13

Todos los trabajadores de Baleares que presten servicios en las actividades no esenciales autorizadas a llevarse a cabo en la nueva fase del estado de alarma tendrán que utilizar mascarillas para prevenir el contagio del coronavirus.

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, ha indicado que esta es la principal medida que tienen en común los protocolos de seguridad pactados con los representantes de los sectores de la construcción, el transporte, el comercio, la recogida de residuos, la seguridad y vigilancia y la limpieza.

Negueruela ha explicado en rueda de prensa que serán las empresas las que tendrán que asegurar que sus trabajadores disponen del material de protección preceptivo y que, si no pueden hacerlo por falta disponibilidad, podrán mantener los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta que puedan cumplir esta obligación.

El conseller y el director del Instituto Balear de Seguridad y Salud Laboral (Ibassal), Rubén Castro, han explicado que se han publicado protocolos específicos con distintas medidas para los seis sectores indicados, para los que la norma general es el mantenimiento de una distancia mínima de dos metros entre trabajadores.

No obstante, en los casos en que no se pueda garantizar esta separación, los trabajadores deberán disponer de mascarillas de seguridad reforzada, mientras que la indicación genérica es el uso de mascarillas quirúrgicas comunes.

Castro ha subrayado que la vuelta al trabajo en los sectores no esenciales será una «reanudación controlada» y que, como ha remarcado Negueruela, en cuanto a volumen de asalariados se notará principalmente en el sector de la construcción.

También es común la obligación de proveer a los trabajadores geles hidroalcohólicos o, en su defecto, agua, jabón y papel secante que deben poder usar con frecuencia.

Asimismo, se deberán limpiar con mayor intensidad tanto los inmuebles donde se desarrollan las actividades como las herramientas y los equipos de trabajo, además de llevarse un registro diario de quienes son los empleados que acuden a sus puestos.

Por otro lado, Negueruela ha adelantado que será el próximo lunes cuando el Govern ofrezca cifras actualizadas sobre el impacto laboral de la crisis sanitaria en las islas y adelante sus planes para ayudar a empresas y trabajadores del sector turístico a afrontar las consecuencias de la «temporada dura» que tienen por delante.