El obispo de Mallorca, de espaldas, y la Catedrla de Mallorca vacía, sin fieles. | Pilar Pellicer

7

Domingo de Ramos atípico. La pandemia del coronavirus y el estado de alarma han provocado escenas bastantes inusuales como la celebración de la tradicional misa de este domingo en la Catedral de Mallorca sin fieles.

La misa, oficiada por el obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha sido emitida en directo por IB3 Televisó para que los fieles pudieran seguirla.

Esta misma escena se ha producido en otras iglesias de Mallorca.