El coordinador autonómico de Salut Mental, Oriol Lafau, ofrece sus recomendaciones para gestionar las emociones en momentos de dificultad como los actuales. | Youtube: Conselleria de Salut de les Illes Balears

3

La conselleria de Salut de les Illes Balears ha detallado a través de un vídeo una serie de recomendaciones para paliar las emociones negativas que surgen en muchas personas durante el confinamiento provocado por la pandemia del coronavirus. El coordinador autonómico de Salut Mental, Oriol Lafau, explica en un breve vídeo una serie de pautas e ideas para canalizar las sensaciones y conseguir la mejor predisposición para encarar los problemas que puedan surgir en el plano psicológico.

Para Oriol Lafau es fundamental «la actitud» con la que se encara la situación de confinamiento y remarca la necesidad de no regodearse en los aspectos negativos. «Muchas veces no podemos cambiar las cosas, pero sí la actitud de como vivirlas. Tenemos que centrarnos en las cosas positivas que nos pasan como es ir juntos hacia un objetivo común, tener un techo o a mi familia y rechazar los negativos que más angustia y ansiedad nos pueden generar», apunta.

Tarde o temprano será posible volver a las rutinas y a la normalidad, por lo que tener miedo a que esta situación ni el contagio terminen sólo creará «miedo, indefensión e incerteza». «Esto acabará y solo nos tenemos que mirar espejos de otras sociedades cercanas y utilizar la información que tenemos como lavarse manos o mantener la distancia interpersonal», razona.

La aparición de ansiedad tras tantas horas encerrados en casa es una reacción habitual entre las personas y el coordinador autonómico de Salut Mental advierte de que las «emociones son normales» y la clave es «cómo controlarlas». «Tenemos que identificar si tenemos miedo o rabia y escribir las causas que nos hacen sentir así. Luego, viene una parte difícil, ya que vamos a intentar verlo como si estuviéramos ante una película y distanciarnos, verlo desde fuera, para buscar soluciones sobre qué poder hacer para tener menos miedo y menos rabia, así que es un buen momento para trabajar nuestras emociones», concluye.