Padres y alumnos, entrando en el último día de clase. | T. Ayuga

14

Los centros educativos han amanecido este viernes sin llenar todos los pupitres en el último día de clase. Desde el lunes y durante 15 días, los 165.000 alumnos de enseñanza no universitarias y cerca de 15.000 de la UIB (Universitat de les Illes Balears) suspenderán las clases como una de las principales medidas de «contención reforzada» a consecuencia del coronavirus, tal como anunció la noche de este jueves la presidenta del Govern, Francina Armengol. Una decisión que se ha extendido a nivel nacional.

Según la directora del Ceip Miquel Porcel, Montserrat Colell, «el Govern estuvo ayer enviando una especia de cuestionario a los directores de cada centro escolar para conocer qué tipo de sistemas podemos ofrecer para continuar las clases sin asistir a las aulas. En nuestro caso, hemos decidido que los de primaria tendrán que hacer deberes a través de distintas plataformas educativas».

Coronavirus: Últimas informaciones

A lo largo del día de este viernes, los docente van a informar a los alumnos cómo afrontar estos 15 días «de cuarentena» en casa. Sin embargo, uno de los principales problemas, a ojos de las familias, es el cuidado de los menores. «Yo no sé cómo lo voy a hacer. No puedo hacer teletrabajo y tampoco quiero involucrar a los abuelos», ha comentado Maria Antònia Palmer, madre de Germà, de 7 años y del colegio Aina Moll, quien aseguraba seguir estrictamente todas las precauciones «que nos ha enseñado la profesora en clase, cómo lavarse mucho las manos».

Otros, como Antonio Linde, papá de Claudia que en su caso empezaría el lunes a trabajar desde casa. «Lo tenemos bien porque la empresa es familiar y podremos estar con nuestra hija».

Noticias relacionadas

Los abuelos, al margen de los menores

Muchas familias han asegurado que se mantendrán al margen de los abuelos «hasta que se pase el periodo de cuarentena por precaución», ha dicho Susana Bayon, que acompañaba a sus hijas Aina y Noa a clase. Opina que la medida de suspender las clases «era algo que esperaba. Creo que es necesario, pero quien más me preocupa en esta crisis del coronavirus son los ancianos».

Los supermercados abren con abundantes colas y niños entre los clientes

Hasta el 30 de marzo, previsiblemente, los alumnos continuarán las clases desde casa «y evitando en todo momento salir de casa», subrayan Ana y Estíbaliz, que llevaban a sus hijos al Luis Vives.

Los colegios han estado esta semana enviando circulares con medidas de precaución del coronavirus. Unas medidas que sí se ven efectivas entre los alumnos más pequeños, quienes cuentan que se lavan las manos antes de entrar al clase y después del patio.

Sin embargo, los docentes van a tener que asistir a los centros, algo que los sindicatos y los propios profesores desaprueban y desaconsejan «porque podemos pillar también el virus», según algunos profesores