El CEO de Meliá Hoteles Internacional, Gabriel Escarrer, durante su intervención hace pocas semanas en el stand de Meliá Hoteles International en la jornada inaugural de Fitur 2020. | Efe

48

El Gobierno de Donald Trump ha vetado la entrada de Gabriel Escarrer Jaume, vicepresidente ejecutivo y CEO de Meliá Hotels International, a Estados Unidos.

Según ha reconocido la empresa mallorquina en un comunicado, Escarrer recibió el pasado mes de octubre una carta «del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América por la que, en aplicación del Titulo IV del Liberty Act (también conocida como Ley Helms Burton) y en caso de no aceptar una serie de condiciones relacionadas con la actividad en la República de Cuba de empresas filiales, en un plazo de 45 días se le prohibiría el acceso a los Estados Unidos de América».

Asimismo, en el mensaje Meliá se explica que «la Administración estadounidense vinculaba esta notificación a la actividad que determinadas empresas filiales mantienen con entidades públicas cubanas para la gestión de dos hoteles situados en la región de Holguín, que estarían ubicados, a su entender, en una parcela de una propiedad expropiada a la familia Sanchez Hill a finales de los años 50 del siglo pasado. Cabe recordar que la demanda iniciada en España por los supuestos representantes de la familia mencionada fue desestimada íntegramente por nuestros tribunales en primera instancia».

En cuanto a las condiciones impuestas desde Washington, Meliá Hotels International señala que «no resultaban asumibles por la Compañía, además de su cumplimiento ser contrario a la normativa europea (conocida como Estatuto de Bloqueo) que considera que la Ley Helms Burton infringe los más elementales principios de Derecho internacional».

Por ello, y en cumplimiento a la normativa mencionada, la empresa «ha puesto en manos de las instituciones nacionales españolas y, especialmente, de las autoridades comunitarias, la resolución de esta cuestión, confiando que su dedicación, diligencia y estrecha colaboración acabarán dando una satisfactoria solución a esta situación».

El comunicado finaliza reiterando «nuestro respeto y confianza en la implicación e impulso hacia una solución positiva por parte de las autoridades españolas y comunitarias, así como en los Tribunales, insistiendo una vez más en la lealtad, legalidad y responsabilidad con las que nuestras filiales han desempeñado siempre su gestión empresarial en Cuba, y esperamos que la presente controversia producida por la activación de los títulos III y IV de la Ley Helms Burton sea resuelta de manera favorable a los intereses de nuestro Grupo».