El precio del Palma Arena superó los 80 millones de euros. El expresident del Govern Jaume Matas, en la imagen, fue condenado por un delito continuado de prevaricación por la contratación de los arquitectos del velódromo. | Michel's

13

El ‘caso Palma Arena’ es ya historia judicial, cerca de doce años después de su apertura. La magistrada Martina Mora, que sucedió a José Castro en el Juzgado de Instrucción 3 de Palma, ha dictado el archivo provisional de la pieza matriz del macrosumario. Era una decisión cantada después de que la Fiscalía y la Abogacía de la Comunitat pidieran ese cierre tras constatar que todas las posibles irregularidades que derivaban de la obra del velódromo habían sido objeto de juicio en otras piezas de las 28 que llegó a tener el procedimiento.

«Tras más de diez años y habíendose enjuiciado hasta 28 piezas separadas derivadas de esta ardua investigación, debe entenderse que se ha agotado de forma más que razonable la posibilidad de investigación de los delitos relacionados con la adjudicación y construcción del velódromo y acciones conexas o derivadas del mismo», señala la resolución judicial.
En la pieza quedaba algo más de una decena de imputados, entre ellos el expresident Jaume Matas y algún caso peculiar, como el del exportavoz del PP en Cort Rafael Durán. Fue uno de los detenidos en agosto de 2009 en la ‘operación Espada’ con la que explotó el caso, dimitió a raíz de su imputación y ahora termina exculpado sin haber siquiera pisado el banquillo de los acusados.

La resolución judicial se basa en el informe de la fiscal Anticorrupción Laura Pellón, que fijaba que las irregularidades en la construcción del Palma Arena habían sido analizadas y enjuiciadas en varios procedimientos, como los que llevaron a la condena de Matas por la contratación de los arquitectos. En otras se condenó por el funcionamiento ilegal de la Fundación Illesport, que fue la que se encargó de la obra y de adjudicar otros contratos como los de los foros del Instituto Nóos, que dieron lugar a la pieza más famosa, la 25.

Entre las partes que se cerraron sin dar lugar a juicio y que ya fueron archivadas por José Castro está la que analizaba el supuesto enriquecimiento ilegal de Matas, una investigación que deparó otro de los momentos más llamativos de la instrucción: el registro del palacete de la calle Sant Feliu una Nochebuena. Matas sí recibió una condena por cohecho, por el dinero que le pagó un empresario por la falsa contratación de su mujer.

Irregularidades administrativas

El auto notificado ayer señala que aún podrían quedar irregularidades administrativas pendientes de depurar, pero que no llegan a constituir delito. La investigación acreditó que el principal motivo del sobrecoste en el velódromo, cuyo precio final superó los ochenta millones, fue la rapidez con la que se ejecutó la obra y el fiasco de la contratación del primer arquitecto, Ralf Schurmann. El retraso en el archivo se ha debido a que el PP y Manos Limpias seguían personados como acusaciones y no han respondido al trámite que les dio la magistrada.