Por el puerto de Palma pasan cada año más de 400.000 camiones que transportan mercancías desde la Península. El impacto económico del incremento de los fletes marítimos, que llegan hasta un 20 %, afecta de lleno a la cuenta de resultados de los transportistas. | Redacción Local

24

Los transportistas de Mallorca y resto de Islas han decidido repercutir entre sus clientes los incrementos de los fletes marítimos, de hasta un 20 %, que las navieras Baleària y Trasmediterránea aplican desde el 1 de enero.

El presidente de la Federación de Transportes de Mercancías de Mallorca englobada en la FEBT, Ezequiel Horrach, afirma que «no los podemos asumir y las empresas tienen que repercutir esta subida de los portes en el transporte de mercancías, porque en caso contrario tendrían que cerrar. No hay margen para ello, pese a que en un principio algunos transportistas decidieron asumirlo».

Las navieras justifican el aumento de los fletes (uso marítimo del barco para transporte) porque el cumplimiento de la normativa IMO 2020 les obliga a reducir al 0,5 % el límite de azufre en el combustible que utilizan.

Esta directiva comunitaria insta a disminuir las emisiones de óxido de azufre y optar por combustibles más sostenibles, como es el fueloil o el gasoil, «de ahí que tenemos que extrapolar el coste del cambio del combustible por ser más caro», puntualizan Baleària y Trasmediterránea.

El gerente de la FEBT, Salvador Servera, exige al Govern que «tome medidas y que pase de las palabras a los hechos, ya que las empresas tienen que asumir sí o sí estos costes por la insularidad.

Noticias relacionadas

La presidenta de la CAEB, Carmen Planas, puntualizó que el encarecimiento del transporte marítimo aplicado desde este inicio del año «es un nuevo lastre que perjudica la competitividad de Balears y que va a afectar negativamente al bolsillo de los ciudadanos porque acabará repercutiéndose con un encarecimiento generalizado de los precios, dada nuestra dependencia de la llegada de productos y mercancías por vía marítima».

El cumplimiento de la Agenda 2030, según CAEB, no puede recaer exclusivamente sobre la espalda del sector privado y de los ciudadanos de las Islas y «es justo y necesario que los gobiernos se corresponsabilicen y se impliquen con compromisos tanto a nivel autonómico, como nacional y europeo».

Planas añadió que «seguimos pendientes de que se concrete el nuevo Régimen Especial para Balears (REB) que debe compensar las desventajas que padecemos los ciudadanos y las empresas de las Islas por los costes de insularidad».

El nuevo REB debería incluir ventajas para el transporte de mercancías y de pasajeros, el abaratamiento de la energía y del combustible para que deje de ser superior al precio medio de España. «Estas ventajas fiscales y medidas contribuirán a paliar la relación de inferioridad que afrontamos los ciudadanos y las empresas de Balears frente al resto de comunidades autónomas», puntualizó Planas.

La FEBT y transportistas de mercancías coinciden en señalar que la insularidad «merma competitividad a las empresas y esto se tiene que corregir, más en un año muy complejo en el que los costes empresariales tienden a seguir aumentando».