Alguien recomendó acudir a Consumo ante la abultada factura. | Pixabay

82

La Navidad es una época propicia para compartir tiempo, paseos y cafés con las personas queridas. Muchos son los ciudadanos que se echaron a las calles para bajar las comilonas típicas de estos días, y las cafeterías se llenaron de gente la tarde del 25 de diciembre tomando consumiciones. Sin embargo, algunas salen rana, más caro de lo esperado.

Así ha sucedido en un establecimiento de restauración de Palma. Según ha compartido el periodista Juan Mestre a través de Twitter, la «excusa de la Navidad» cayó pesada como una losa sobre algunas personas que pararon a tomar algo en la zona de la Porta Pintada de la capital balear, o más bien sobre sus carteras.

Vean si no la factura cobrada por siete consumiciones, refrescos y agua, nada de combinados o champán. Casi 43 euros. A uno se le quitan las ganas y hasta la sed.

Varios usuarios se mostraron sorprendidos por el montante a raíz de la publicación. Alguien incluso recomendó acudir a la Dirección General de Consumo del Govern.