«España no fomenta el conocimiento de las lenguas del Estado»

| Palma |

Valorar:
preload
Ramon Cavaller fue de los que tuvieron el valor, en plena época franquista, de lanzarse a recorrer mundo no por una necesidad económica, sino por la necesidad de respirar libertad.

Ramon Cavaller fue de los que tuvieron el valor, en plena época franquista, de lanzarse a recorrer mundo no por una necesidad económica, sino por la necesidad de respirar libertad.

11-12-2019

Ramon Cavaller (Ciutadella, 1939) ha llevado una vida que se puede calificar de muchas maneras menos de anodina. Fue de los que tuvieron el valor, en plena época franquista, de lanzarse a recorrer mundo no por una necesidad económica, sino por la necesidad de respirar libertad. Residente en Mallorca, no deja de visitar su Menorca natal y Suecia, donde vivió muchos años enseñando catalán y diseñando escenografías.

Llegó a Mallorca muy joven para ser empleado de banca.

—Sí, en Menorca no tenía empleo y en 1958 tuve la oportunidad de venir a Mallorca para trabajar en el Banco Exterior. Enseguida contacté con Francesc de Borja Moll, ciutadellenc como yo, quien me ofreció ilustrar seis tomos de las Rondalles.

Y empezó a cultivar sus inquietudes culturales.

—Sí, la verdad es que el trabajo en el banco no me gustaba nada. Seguí trabajando allí, pero me sentía pintor y estudié cinco años con Ramon Nadal e hice cursos en el Círculo de Bellas Artes. También iba a cursos de catalán con Moll y el escritor Jaume Vidal Alcover presentó mi primera exposición en la Galería Minorica, en Jaume III, en 1963. Esa exposición me fue muy bien, vendí cuadros y ya había gente que me decía que dejara el banco y me dedicara a pintar. Así lo hice y me fui a Suecia, donde tenía contactos y había compradores de mis cuadros.

A la aventura y dejando la seguridad del banco.

—Sí, el banco me había dado de comer, pero tenía otro gran capital: la juventud. La situación aquí, con el franquismo, era muy dura, muy gris. Y tuve el impulso de conocer mundo y pasármelo bien.

¿Cómo era Suecia en 1963?

—Un país muy avanzado donde se respiraba libertad y una gran vida cultural. Los inicios fueron duros, tal como esperaba, pero pronto me encontré muy bien allí. Cada día me iba a pintar al Museo de Historia y me ganaba bien la vida con mis cuadros.

Pero no se detuvo en Suecia.

—No. En los años siguientes me moví entre Suecia y Baleares, pero en 1968 expuse en Nueva York y en 1969, en Roma.

No obstante, tenía otra pasión: la lengua catalana.

—Sí. En 1974, el Estudi General Lul·lià me entregó el diploma de profesor de catalán y al año siguiente empecé a dar clases de catalán en Suecia.

¿Cómo era dar clases de catalán en el sistema educativo sueco, cuando en el español estaba prohibido?

—Todos los alumnos inmigrantes de Suecia reciben clases de su lengua materna. Se dan más de 50 lenguas. Yo daba clases a hijos de inmigrantes catalanoparlantes, de Catalunya y Baleares, pero también a suecos interesados. Y las clases de lengua materna no son ninguna tontería. Son asignaturas con notas que cuentan para entrar en la universidad.

¿Cuántos alumnos tenía?

—De catalán como lengua materna tuve un máximo de 9 alumnos y para suecos interesados, entre 10 y 15, según los cursos.

Una mentalidad muy diferente.

—Diferente entonces y diferente ahora. España no fomenta el conocimiento de las lenguas del Estado que no son el castellano. En Madrid, no tienes ninguna oferta educativa oficial de catalán. Simplemente, no existe. En Suecia, además de recibir clases de tu lengua materna, puedes ver las noticias o series de televisión en lapón, danés o finlandés. Allí se aprovechan los conocimientos de los inmigrantes. Aquí todavía estamos con debates que cuestionan la unidad de la lengua catalana. Son debates fomentados con toda la intención. En definitiva, se fomenta la ignorancia y no el conocimiento. Los pueblos catalanoparlantes somos diferentes entre nosotros, pero nos unifica la lengua.

Inició una larga trayectoria como profesor de lengua.

—Sí. También di cursillos de catalán para extranjeros en el Estudi General Lul·lià e impartí clases en la Universitat Catalana d’Estiu en Prada de Conflent y en el Col·legi La Porciúncula, aquí en Mallorca. Ya en los años 90, también impartí cursos de catalán para extranjeros con el patrocinio del Majorca Daily Bulletin y para los alumnos de la Escuela Sueca de Mallorca, entre otras muchas actividades docentes.

No podemos olvidar su actividad como escenógrafo.

—Cursé estudios de escenografía en el Instituto Dramático de Estocolomo entre 1975 y 1978. Desde 1979 hasta 1988 trabajé en Suecia en óperas conocidas de compositores como Carl Orff, Serguéi Prokofiev, Benjamin Britten, Pietro Mascagni o Giacomo Puccini. También trabajé en la escenografía de obras de teatro de Dario Fo, Anthony Burgess, Tennesse Williams o Bertolt Brecht. Aquí en Mallorca monté El fogó dels jues, de Llorenç Moyà, y El Avar, de Xesc Forteza, entre otras muchas obras. Y en el Teatre Principal de Palma dirigí la escenografía de óperas como Turandot o Macbeth.

La escenografía debe ser un trabajo muy duro.

—Sí. La escenografía de una ópera te puede llevar medio año de mucho trabajo, pero yo lo hacía apasionadamente. Todo el arte me parece apasionante, pero en 2008 hice mi última escenografía. Requiere de una energía que, con la edad, ya empezaba a perder.

Pero seguro que tiene un último proyecto.

—En efecto. Me gustaría montar un proyecto sobre la Menorca del siglo XVIII en La Misericòrdia, en Palma. Constaría de pasarelas de indumentarias y bailes menorquines, una exposición de acuarelas mías inspiradas en personajes y hechos de la Menorca de esa época y una serie de conferencias de expertos en la materia. Lo he propuesto y he recibido una total indiferencia. Me sorprende que iniciativas para darnos a conocer entre las Islas sean despreciadas de esta manera.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 6

Xap
Hace un mes

Se ve que ha viajado poco, por ejemplo a la REPUBLICA Francesa, donde el catalán, vasco y corso no se estudia ni se habla en las escuelas ni en las instituciones, sólo hay un idioma oficial, igual que en la REPUBLICA italiana, donde han desaparecido todas las lenguas minoritarias que existían. Vete a contar milongas a otro lado. Vergonya cavallers, vergonya.

Valoración:menosmas

Antoni
Hace un mes

Estoy totalmente de acuerdo con este señor. Todos estos comentarios de aquí abajo se ve que en su vida han salido de la MESETA a ver mundo (hay quien ni ha visto el mar en su vida y se creen que el mar es el río). No sólo en Suecia también en SUIZA hacen lo mismo. Hablan diversas lenguas y las enseñan en todas las escuelas!! En Suiza no se habla el inglés, allí en una parte se habla el francés, en otra el alemán, en otra el italiano. ¿Y saben que idiomas emplean en las administraciones públicas? ITALIANO, ALEMÁN y FRANCÉS. En España a parte de Castellano (no español), inglés, deberían de enseñar el EUSKERA, GALLEGO Y CATALÁN Y EL FRANCÉS. Pero claro, en un país tercermundista con gente que no tiene ni cultura porque en su vida ha cogido un libro es lo que tiene.

Valoración:-1menosmas

santi
Hace un mes

TIENE RAZON!!!!! EN BALEARES SE DESCUIDA EL ESTUDIO DEL CASTELLANO

Valoración:1menosmas

matras
Hace un mes

Lo conoci en la camara de compensación bancaria, yo tambien era bancario (BC) y ya destacaba por sus inquietudes,recuerdo cuando se despidio para irse a Suecia, seguro que su vida gano mucho en calidad comparada con un bancario, me alegra que hayas triunfado o al menos has vivido como querias.

Valoración:2menosmas

Tomeu
Hace un mes

España fomenta y fomentará el aprendizaje del ESPAÑOL, Alemania del Alemán, Portugal del portugués, Italia del italiano y Marruecos del árabe. Y los dialectos para los paletos

Valoración:-2menosmas

Vatuaradeu
Hace un mes

Cuanto castizo suelto por estos foros. A mi me importa poco si el castellano será la lengua del futuro . Yo hablo castellano, pero vosotros sois incapaces de aprender otro idioma. Tenéis un problema de capacidad intelectual. Y si no lo hacéis porque no queréis, tenéis un problema de empatía y para esos últimos os diré que vuestros hijos si hablarán catalán os guste o no y vuestros nietos puede que ni siquiera hablen castellano porque se comunicarán con el mundo exterior en inglés, tal como hace el mundo entero.

Valoración:2menosmas

Toni a Angelcaido...
Hace un mes

El mallorquin es un dialecto del catalan por mucho que odies a los catalanes.... Y el andaluz es un dialecto del castellano, CURT!!!!!!!!!

Valoración:1menosmas

Un ciudadano libre
Hace un mes

Te ha faltado decir que fuiste profesor de payasadas. España esta considerada una de las mejores naciones del mundo para vivir, una de las mejores democracias del mundo uno de los países más seguros del mundo y además aguantamos a pelmas como tú

Valoración:0menosmas

Ildefonso Machuca
Hace un mes

yo aprenderé catalan.... luego de que "este" Ramon Cavaller aprenda a falar en galego

Valoración:1menosmas

Vergonya!
Hace un mes

El Català, el Valencia i les llengues Menorquina, Eivissenca i Mallorquina, junt amb altres com el Franjoli, el Rossellones o l'Algueres, conformen la llengua catalana. Defensar una llengua mallorquina separada del de les damés modalitats de l'idioma català, és més verinós, hipòcrita i covard que dir directament que només se vol que se parli el Castellà. Però no hem de patir, perque aquesta mentida no se l'han treta de la mànega els fatxes-gonelles actuals, no sin tan intel.ligents, si bo que va ser un invent de fa tres cents anys i tanmateix no haservit per res, més que per fer més beneits als que ja ho eren. I una altra cosa: Aquests que defensen tant el Mallorquí, el temps de Franco bé que calkaven i parlaven en Castellà, i encara ara que el parlen als seus fills i nets. I després ploren, perque no saben Mallorqui i li donen la culpa al Català.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 6