Sofía Alonso, Ángeles Fernández, Gregorio Molina, Carmen Orte, Juan José Caldés y Sergio Expósito, este jueves en la presentación ante los medios del Anuari de l’Envelliment de les Illes Balears 2019. | Jaume Morey

1

El Anuari de l’Envelliment de les illes Balears 2019, dirigido por Carmen Orte y presentado este jueves, analiza en su introducció el maltrato a las mujeres mayores, recordando datos significativos: el 40,4 % de las mujeres asesinadas por violencia de género en lo que llevamos de año en España tiene entre 51 y 60 años, las mujeres mayores de 65 años son las que necesitan más tiempo para denunciar y, en esta misma franja de edad, denuncian hasta un 22 % menos que las jóvenes.

De esta manera, la propia Carmen Orte destacó «la invisibilidad de las mujeres mayores maltratadas. Muchas de ellas tienen asociados una serie de factores sociales y culturales que hacen que resten gravedad a la violencia física o emocional que experimentan. Son habituales frases o reflexiones como ‘esto no se cuenta’, ‘esto no se dice’, ‘esto hay que aguantarlo’ o ‘si no has denunciado en todos estos años, ¿por qué lo haces ahora?’».

La vergüenza, la culpabilidad y el temor a las consecuencias provocan que las mujeres más mayores vivan estas situaciones en silencio y durante más tiempo. Además, esos sentimientos actúan como barreras en la demanda de ayuda a profesionales o a otras personas que podrían suponer un apoyo consistente. Según el artículo, otra barrera evidente con la que se encuentran estas mujeres es el miedo a perder su posición social y los elementos referentes con los que siempre han vivido: la casa, la red social o el barrio.
Carmen Orte señaló que «en las campañas contra la violencia de género, las mujeres mayores no aparecen claramente y eso hace que ellas no se identifiquen plenamente como víctimas. De esta manera, no hay una identificación con los modelos que predominan en las campañas de sensibilización. Por tanto, no sienten que las ayudas o los recursos estén destinados a ellas». En este sentido, la introducción del anuario subraya que «la proyección de las víctimas suele asociarse a mujeres jóvenes o madres. Estas imágenes tienen poco o casi nada que ver con las mujeres mayores, que han convivido durante años en una misma casa, en un mismo barrio, con una misma persona, una misma pareja, un mismo agresor. En las campañas, no se puede concluir que la mujer mayor forme parte de su objetivo principal».

El artículo indica que «estos aspectos favorecen intervenciones y actuaciones inadecuadas. Para empezar, se producen respuestas asociadas al modelo sanitario y a las curas médicas. Es decir, con frecuencia, la intervención consiste en medicalizar a las víctimas de violencia. La realidad es que la única respuesta eficaz consiste en separar el agresor de la víctima. No se puede garantizar la seguridad de la víctima si el agresor continúa compartiendo la casa».

Protocolo de detección e intervención

El Observatori de Persones Majors, dependiente del Institut Mallorquí d’Afers Socials (Consell de Mallorca), ha elaborado un protocolo para detectar e intervenir ante situaciones de maltrato y autonegligencia (insuficiencias en el cuidado de sí mismas) en personas mayores, «un fenómeno que, pese a su incidencia, está muy invisibilizado en nuestra sociedad», explicó este jueves Sofía Alonso, directora insular de Gent Gran. El protocolo se ha elaborado con la colaboración y asesoramiento de profesionales de la UIB y de la Direcció General de Dependència del Govern. El artículo del anuario referido al mencionado protocolo indica que «la prevalencia del maltrato en personas mayores es difícil de cuantificar, ya que muchos casos no se notifican ni denuncian. Se calcula que sólo se denuncia un caso de cada 24. En estos casos de maltrato se incluyen el abuso financiero y la negligencia». El protocolo establecerá un sistema de información para conocer la realidad de las personas mayores de Mallorca, detectando posibles situaciones de maltrato, establecer un canal de comunicación y notificación, y atender adecuadamente los casos confirmados.