La cola de admisión se mezcló durante la mañana con la de urgencias. | Pilar Pellicer

16

Hay que reforzar la Atención Primaria para no colapsar los hospitales. Es la estrategia que promulga este Govern para ordenar el acceso a la sanidad pública. Sin embargo en el centro de salud de Arquitecte Bennassar, en Palma, este lunes faltaron seis de los 16 facultativos que pasan consulta y ninguno de ellos fue sustituido.

Desde el centro admitieron que la situación es habitual, siempre faltan médicos y que el tumulto que este lunes se formó en la planta baja donde coincide por un lado admisión y por el otro urgencias, no fue diferente al de otros lunes.

IB-Salut confirmó que durante el fin de semana «el centro ha tenido que hacer un esfuerzo de redistribución de recursos» y justificó las faltas explicando que «ha coincidido la festividad de día 1 con las ausencias escolares (las escuelas han tenido días no lectivos); también está el concurso de traslados que ha provocado que algunos profesionales cambien de ubicación y además hay una plaza pendiente de cubrir de forma definitiva». La falta de médicos obligó a cerrar seis consultas de familia más una de las cuatro pediátricas.

Respecto a la política de sustitución del personal «depende de las circunstancias de cada centro y de si son previsibles», dijeron.

En cualquier caso, IB-Salut aseguró que se trata de una situación puntual y que «se ha planificado para que no afecte a la asistencia normal de los pacientes del centro».

Sin embargo, uno de los afectados se quejó de la falta de medios y de información expresa. Su cita no se había suspendido y al llegar al centro de salud: «me han dicho que vuelva otro día si no es urgente y que si lo es, me vaya a urgencias, ¡si es peor que ir a Son Espases!», se lamentó, pues estaban colapsadas y con largo tiempo de espera.