Apenas han pasado tres meses de la foto dels Acords de Bellver y las diferencias políticas entre Més y sus socios ya se han visualizado en varias ocasiones. | Atienza - ell - EFE - EFE

26

La dirección de Més salió este viernes en tromba en contra de la propuesta del Govern de devolver la ecotasa a los hoteleros afectados por la crisis de Thomàs Cook. El conseller de Turisme, Iago Negueruela, aseguró que la propuesta había sido consensuada previamente pero desde Més negaron tal extremo: aseguraron que los dos consellers de la formación, Fina Santiago y Miquel Mir, simplemente habían sido informados de las intenciones.

Més emitió un duro comunicado a primera hora de la mañana en la que calificaban de «regalo» a los hoteleros y recordaban que el impuesto lo pagaron los turistas y no lo hoteleros. El portavoz de Més, Guillem Balboa, tildó de «engaño a los turistas» esta medida y el portavoz adjunto de la formación en el Parlament, Josep Ferrà, aseguró que era una «prostitución» del impuesto.

Según fuentes de Més, el PSIB comunicó el martes la propuesta a los consellers ecosoberanistas y estos dijeron que no la veían clara. El miércoles se les envió un primer documento de medidas donde no figuraba este acuerdo, que sí aparece en el que les entregaron el jueves. Podemos sí apoya la medida, según explicó su secretaria general, Mae de la Concha, aunque algunos exdirigentes de la formación, como Baltasar Picornell, la criticaron duramente en Twitter.

También los sectores ecologistas, como el GOB y Terraferida, mostraron su malestar con el Govern por este anuncio. «Nos parece un despropósito mayúsculo» aseguró el GOB en un comunicado. Además de los problemas políticos, hay dudas sobre la validez jurídica de devolver el impuesto porque no está muy claro si el intermediario puede recibir el dinero ni cómo se fijan las bonificaciones si la ley de creación de la ecotasa no las contempla.

Noticias relacionadas

«Las medidas estaban totalmente consensuadas e informadas entre todos los miembros del Govern», insistió ayer el conseller de Turisme, Iago Negueruela tras la reunión del Consell de Govern en la que, por cierto, no se aprobó la medida. La portavoz del Govern, Pilar Costa, apuntó que respetaba el «debate interno» de los partidos, en referencia a posibles dimisiones en Més, pero precisó que ello «no afecta ni debe afectar al conjunto del Govern».

También reiteró que «todas las medidas» estaban acordadas dentro del Ejecutivo.
Més reúne el lunes a su ejecutiva y este será uno de los puntos de análisis. Los dirigentes ecosoberanistas quieren forzar que la medida no llegue a aprobarse pese al anuncio.

3 millones

El Govern todavía tiene que arbitrar el sistema por el que no se cobrará el importe del impuesto de turismo sostenible, o ecotasa, a los hoteles con clientes de Thomas Cook. Durante la rueda de prensa posterior al Consell de Govern, tanto la consellera Costa (portavoz) como el conseller Negueruela, insistieron en que no sería preciso modificar la ley de la ecotasa. Habrá que esperar a la liquidación, que es en febrero. En cualquier caso, precisaron, será en casos muy concretos, para clientes de hoteles y que no tuvieran seguro. Y a ninguno propiedad de Thomas Cook. El ejecutivo hizo sus cuentas y calcula que la cantidad final no llegará a 3 millones de euros. Hay dudas jurídicas sobre cómo afrontar esta gestión, que tendrá que ser organizada desde la Conselleria d’Hisenda.