La imagen es del 10 de octubre de 2018, de la noche en que se desbordó el torrente a su paso por el núcleo de Sant Llorenç.

8

Tercer tirón de orejas de Parlament balear al Gobierno de Pedro Sánchez en una semana.
Este miércoles, con el voto en contra del PSIB y de Més per Mallorca –que resultó insuficiente para parar la iniciativa– la Comisión de Asuntos Institucionales de la Cámara, acordó «constatar la dejadez del Gobierno del Estado» en relación al pago de las subvenciones por los daños causados por las inundaciones de hace un año en Sant Llorenç y la zona del Llevant.

La iniciativa estaba contenida en una proposición no de ley del PP y que fue secundada por Cs, Vox, Pi y Més per Menorca. Podemos se abstuvo. La de este miércoles es la tercera censura del Parlament a una gestión del Gobierno estatal relacionada con Baleares.

Las anteriores, aprobadas el 24 de septiembre en el pleno, iban dirigidas a la ministra Montero, por su gestión los 177 millones que Hacienda adeuda a Baleares, y al ministro Ábalos por su «desconocimiento y menosprecio ante las Islas» en sus declaraciones (luego matizadas) sobre la aplicación del descuento del 75 % en los viajes de residentes.

Además de «constatar la dejadez» del Gobierno central en las «ayudas prometidas», el Parlament acordó «dirigirse de forma inmediata al Estado» para que las pague. PSIB y Més per Mallorca no apoyaron tampoco esta reclamación ya que el PP no permitió que se votaran por separado.

La portavoz del grupo parlamentario socialista, Silvia Cano, dijo que el PP «ha actuado de muy mala fe», ya que no han permitido votar por puntos y han pedido que fuera en bloque. Informó de que estaban dispuestos a apoyar el punto dos. En la misma situación se ha encontrado el grupo parlamentario de Unidas Podemos que, según informaron fuentes del partido, hubieran seguido la misma línea de voto pero, al final, «se han visto obligados a abstenerse».

La misma posición expresaron Miquel Ensenyat (Més per Mallorca) y Alejandro López, de Podemos, que optó por abstenerse.

Paralelamente a esta votación, el Consell de Mallorca anunciaba que había solicitado formalmente al Gobierno de España las ayudas por los daños de las inundaciones de octubre de 2018 en el Llevant, cuyas obras de emergencia tuvieron un coste total de más de 23,4 millones de euros, de los que la subvención estatal cubrirá un 50 por ciento (en total 11,7 millones).

Lo sucedido ayer en Parlament dio pie a Gabriel Company (PP) para reprochar a Francina Armengol su «sumisión» a Sánchez «contra los intereses de Baleares». Todo ello a poco más de un mes de las elecciones.

Presencia permanente de la UME

La Comisión de Asuntos Institucionales acordó instar a Govern balear y al Ministerio de Defensa a llevar a cabo las «gestiones necesarias» para que Baleares cuente con una base permanente de la Unidad Militar de Emergencias (UME) con «delegaciones y efectivos» en las otras Islas. El PSIB apoyó la iniciativa, que presentó el PP, después de que el grupo proponente aceptara añadir «siempre y cuando los criterios técnicos de seguridad y coordinación así los permitan». Podemos votó a favor igual que PSIB, Cs y Vox. El PI se abstuvo y Més per Mallorca y Més per Menorca votaron en contra. Miquel Ensenyat (Més per Mallorca) aprovechó su intervención para decir que «una de las asignaturas pendientes de la democracia española es definir el papel del Ejército, pero no solo en España, sino también en la UE».