Santiago Abascal, en el centro, entre Jorge Campos y Malena Contestí, en un acto en Palma de la campaña electoral. | P. Pellicer

1

Vox España guardó este miércoles silencio ante la crisis que la formación vive en Balears después de que la diputada Malena Contestí dimitiera de forma irrevocable de todos sus cargos orgánicos en la filial balear –Actúa, que son las siglas de Alternativa Ciudadana por la Tolerancia y la Acción en Baleares– y tras conocerse que algunos dirigentes, incluida la propia Contestí, habían facturado trabajos al partido.

El silencio de la dirección estatal contrasta con las manifestaciones que el líder de la formación en las Islas, Jorge Campos, hizo este martes al asegurar que «la dirección nacional de Vox apoya a Jorge Campos y su comité al destaparse una conspiración para hacerse con el control del partido en Baleares».

Campos asegura que la dimisión de Contestí se debe a «una conspiración para acabar con Vox Baleares»

Asimismo, Campos había asegurado que desde Madrid le habían confirmado que Contestí fue «presionada» para renunciar a sus cargos en Actúa y que se había mostrado «arrepentida de su error y de haber cedido a la presiones». Sin embargo, Contestí desmintió posteriormente las manifestaciones de Campos.

Este diario trató de ponerse en contacto por distintas vías con la dirección estatal de Vox para que corroborara su apoyo a Campos y valorara la dimisión de Contestí y la situación en qué queda como diputada del grupo parlamentario. Contestí está afiliada a Vox desde antes de las últimas elecciones.

Noticias relacionadas

Antecedentes

Los primeros signos de la crisis balear de Vox se conocieron poco después de los comicios de mayo, pero se agudizó con la dimisión de Nuria Díez, la extesorera, y al conocerse que algunos dirigentes habían facturado al partido por «trabajos de asesoría jurídica».

Los dos bandos explican de forma distinta la crisis en Vox en Balears. Campos y su entorno hablan de una «conspiración» para hacerse con las riendas del partido, mientas que los otros explican su malestar por el incumplimiento del principio «una persona, un cargo». Vox debe renovar próximamente sus cargos a nivel nacional y, después, a nivel regional.