Joan March Ques. | Redacción Local

6

Este viernes falleció en Palma el misionero de los Sagrados Corazones Joan March Ques, a los 92 años de edad. Emparentado con Joan March Ordinas y Antoni Maria Ques Ventayol, orientó su vida hacia el mundo de la espiritualidad. Nacido en Santa Margalida, March se encontraba en Cuba cuando triunfó la revolución castrista, circunstancia que le obligó a abandonar la isla caribeña.

En 1976 regresó a Mallorca, donde destacó por su compromiso con la lengua y cultura catalanas. Autor de tres novelas y dotado de una vasta cultura, se le considera como un gran divulgador de la figura de Joan Mascaró Fornés, que fue uno de los colaboradores del magnate Joan March. Sus estudios sobre Llull le influenciaron en la búsqueda de las conexiones espirituales con las religiones orientales, además de practicar el yoga y diversas técnicas de concentración.

También fue el cronista del monasterio de La Real, perteneciente a la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones, donde también fue un declarado activista en contra de la construcción del hospital de Son Espases. Durante años fue el encargado de la asistencia espiritual como sacerdote en la Llar dels Ancians, residencia dependiente del Consell.