El Rotary Club otorgó el premio Ramon Llull al doctor Antonio de Lacy. foto miquel a cañellas | M. À. Cañellas

5

Gracias a un quirófano adaptado con tecnología 5G, el cirujano ya no tienen la necesidad de estar físicamente en la sala de operaciones. El pasado mes de febrero el doctor mallorquín Antonio de Lacy (Palma, 1957) ya lo demostró en el Mobile World Congress de Barcelona ante más de cien mil personas. «Nuestra fase es inicial y todavía más complicado hacer una cirugía autónoma. La fecha prevista es el 2028 pero, probablemente, estará antes».

5G no es la evolución de 4G, va más allá, pues «operar de un edificio a otro queda bien pero no es útil», asegura el cirujano. «Lo útil es poder solucionar los problemas, llegar a todo el mundo». De Lacy destaca que en un futuro próximo «cogeré mi teléfono mientras un amigo esté operando y le señalaré en directo qué se puede hacer, y podré enviarle la información que quiera, hacer una biopsia y enviarla al mundo entero», explica.

Además, el futuro también pasa por una descarga de datos «a una velocidad impensable». Pero por encima de todo, lo más importante es que dejará de haber un retraso. «Si vives al lado del campo del Barça oyes hasta cuatro goles: el del estadio, el de la radio, el de la televisión del salón y el de la cocina. Esto no existirá», asegura. El actual veto de los Estados Unidos a la empresa Huawei no les afecta, asegura. «Fuimos de la mano de Mediapro que hace seis meses que tiene sede en Shangai».

El cirujano De Lacy defiende que los países o comunidades que quieren ser punteros apuestan por la innovación y en este sentido «Baleares no va atrasado», solo que «hay una injusticia espectacular porque lo que da esta comunidad, no lo recibe». denuncia.

Asegura que su discurso no es político sino objetivo. «Con más de un millón de población no se hace, por ejemplo, el trasplante hepático. Veo a pobres mallorquines en pisos patera esperando un órgano».

En este sentido recuerda que él mismo ya presentó un proyecto de trasplante de hígado a finales de los años 90, hace más de 20 años. Una iniciativa que finalmente la conselleria ha anunciado para el año que viene.

Respecto a que la implantación del cribado de cáncer colorrectal solo llegue a un 25 % de la población balear por falta de medios, el doctor Antonio de Lacy muda el gesto y recuerda que un diagnóstico tardío es más caro que un cribado. «El ahorro de la cirugía es disminuir el número de complicaciones. Y si para esto es necesario un robot de dos millones de euros, pues lo tienes», insta. «Soy mejor médico ahora por mi situación personal -mi mujer murió hace más de un año por un tumor- no frivolicemos con esto, me indigna».

Facultat de Medicina

Ante la pregunta de si vendría a dar clases a la Facultat de Medicina el doctor De Lacy no duda: «Sí. Haría cualquier cosa por Baleares». En su día el cirujano se postuló para ser jefe de servicio en el antiguo Son Dureta y «fue un escándalo, me vapulearon», recuerda. «Acusaron al conseller Bartomeu Cabrer de querer traer a su enchufado a lo que él contestó que solo quería al cirujano que le operó. No funcionó».