Vídeo viral en el que Carlos Rodríguez explica su realidad como médico en Ibiza. | Sindicato médico de Balears SIMEBAL

19

En julio cobran la paga extra de junio, un momento oportuno para recordar que los médicos –y también otros titulados superiores– siguen padeciendo un recorte de nóminas aprobado en abril de 2010 por el gobierno estatal, que se recogió en la Ley de Medidas Extraordinarias para la Contención del Gasto Público. En el colectivo médico estiman que desde entonces han dejado de percibir una media de entre 1.000 y 1.200 euros anuales, unos 550 euros por paga extra, la de junio y la de diciembre. Es decir, a día de hoy, cada facultativo ha dejado de ingresar de media unos 9.350 euros desde 2010 después de un recorte en el salario base y en los trienios de la paga extra de un 38 %.

Como ejemplo práctico, el Sindicato de Médicos de Baleares (Simebal) expone el caso de un médico de familia que, con veintipocos años de ejercicio, recibe cada mes un sueldo base de 1.177 euros y cobra un complemento de 317 euros por siete trienios (hay que tener en cuenta que la suma no es el sueldo total pues perciben otros complementos). En este caso, en la paga extra del mes de junio ha dejado de ganar 450 y 121 euros respectivamente, un total de 571 euros menos de lo que hubiera sido habitual sin el recorte decretado el año 2010.

Miguel Lázaro, presidente del Simebal, recuerda que la medida tomada hace nueve años debía ser «extraordinaria» y reclama «que alguien tome cartas en este asunto y restituya la paga extra a lo que dispone nuestro estatuto». Asegura que los presupuestos estatales de cada año «se copian y pegan» y en vez de «recorte» habla ya de «incautación».

El sueldo medio de los médicos españoles, con un salario base de 1.170 euros, ocupa el puesto 37 dentro de los países de la OCDE Europa. Además, «los complementos también se han ido reduciendo con el inicio de la crisis», se queja Lázaro.

El doctor Carlos Rodríguez

El doctor Carlos Rodríguez se presenta como «médico urgenciólogo y médico de familia», es sindicalista de Simebal y trabaja en Ibiza desde donde la semana pasada grabó un vídeo en el que denuncia precariedad laboral. «Cuando un médico llega
[a Eivissa] gana 2.600 euros al mes y tiene que pagar de alquiler entre 1.200 o 1.500 euros, te quedan 1.400 o 1.100 euros para el resto de tu vida diaria. Todo aquí es carísimo», critica.

«Lo compensamos con las horas extra, guardias de 17 y 24 horas», explica. Si son de menos de un día «ganamos 27 euros brutos por una hora» y eso que en mayo subieron dos euros. Sin embargo, «tengo una factura de un mecánico de coches que me cobró 45 euros la hora de trabajo», compara.