Transportistas y distribuidores se encargan de suministrar todas las mercancías a comercios, bares y restaurantes del aeropuerto de Palma. El número de estos negocios se ha incrementado de forma considerable . | S. Amengual

7

Los establecimientos comerciales del aeropuerto de Palma podrían dejar de recibir suministros a partir del próximo 1 de junio. Las asociaciones empresariales de Transporte de Mercancías y de Distribución de Alimentos, Bebidas y Limpieza de Baleares han lanzado un ultimátum a AENA para que antes de que finalice el mes de mayo habilite un centro de recepción de mercancías en el recinto de Son Sant Joan.

Así lo indicaron este miércoles en rueda de prensa los presidentes de las patronales de transporte de mercancías y de distribuidores, Ezequiel Horrach y Bartolomé Servera, respectivamente, quienes ya notificaron al director del aeropuerto de Palma esta decisión a través de una carta la semana pasada.

Los empresarios explicaron que ahora la operativa es muy complicada ya que los trabajadores que realizan el reparto a los establecimientos ubicados dentro del aeropuerto tienen que pasar varios controles de seguridad y recorrer las instalaciones aeroportuarias para llegar a su destino. «No es un sistema ágil y menos en verano, cuando Son Sant Joan está lleno de gente», indicaron Horrach y Servera. Explicaron que los trabajadores que realizan este servicio tienen que hacer un curso y contar con un seguro de responsabilidad civil.

Consideraron lógico que se tengan que pasar los controles de seguridad y cumplir con las reglas establecidas en el plan estatal de AENA, de ahí su reivindicación de disponer de un centro de distribución que agilice el trabajo de sus empresas. «No pedimos ni un gran almacén ni nada que AENA no tenga», dijo Horrach, quien puntualizó que en el aeropuerto el espacio que reclaman «existe».

Tanto Horrach como Servera recordaron que hace unos años ya disponían de un centro de estas características, aunque dejó de estar operativo. Hace poco más de un año que lo están solicitando, aunque, por el momento, no han recibido la respuesta que desean.

Por su parte, el aeropuerto de Palma, sobre la petición de los transportistas de mercancías y distribuidores, aseguró que se trata «exclusivamente de un conflicto contractual entre los proveedores de mercancías, sus distribuidores y transportistas».

En este sentido, detalló que a raíz de las solicitudes del sector del transporte durante el año 2018, el aeropuerto «ha trabajado para poner a disposición de los operadores comerciales, el próximo mes de junio, de un acceso exclusivo de mercancías que les facilite la entrada a la zona restringida del aeropuerto. Además ha tomado las medidas necesarias para asegurar el trasiego seguro de las mercancías por el terminal».

AENA aseguró que se han llevado a cabo «todas las actuaciones necesarias en su ámbito de responsabilidad, para agilizar los controles de seguridad establecidos en el Plan Nacional de Seguridad». Sin embargo, el resto de necesidades «se han de negociar en el ámbito contractual existente entre proveedores, transportistas y operadores comerciales».